viernes, 03 de abril de 2020
   
 
13/10/2014
     
Radicales

Es posible repetir en el conurbano el matrimonio político que alumbró con la foto Morales-Massa? Las condiciones son otras, pero dirigentes de la UCR apostarán fuerte en el intento.

      La alternativa de recrear el ensayo  de Sergio Massa y los radicales  en La Matanza, Lanús o Quilmes  tiene tres  diferencias fundamentales respecto a lo que está sucediendo en Jujuy, Tucumán y otros distritos  del noroeste:

                               1) En esas provincias,  dirigentes cómo Morales, Martinez o Cano aportan aquello de lo que Massa carece: Presencia territorial y caudal propio de votos.  El tigrense suma imagen nacional y el acuerdo se encamina solo.

                               2) Cómo contrapartida, el Frente Renovador es poder o primera minoría  en  muchas  comunas del norte, sur y oeste en derredor de la  Capital. Necesita otras alianzas?  Que le sumaría un cierre político bonaerense con la UCR? Los  radicales imaginan que en elecciones cerradas frente al scioli-kirchnerismo pueden hacer un aporte valioso.

                                3) La tercera cuestión clave es que recientemente hubo internas en el radicalismo bonaerense y ganó el sector de Ricardo Alfonsín, claramente opuesto a cualquier tipo de coincidencia con otra fuerza que no sea el socialismo de Binner.


       La posibilidad de algún cierre tampoco resultaría tan sorpresiva.  Mario Meoni y Gustavo Posse hace ya varios años que comparten proyectos con el massismo. Porqué no trasladar esas coincidencias  a  municipios donde hace rato que no hay presencia radical?

       El objetivo es central en dirigentes que coinciden con la posición de Gerardo Morales: "Si no hay un gran candidato  nacional que empuje para arriba otras candidaturas, construyamos el poder que podamos en cada uno de nuestros lugares". El argumento utilizado es idéntico al ya conocido: "Solos no  podemos, y  plantear con los afiliados un acuerdo con cierto peronismo es menos traumático que hacerlo con el PRO de Mauricio Macri".

      No hay aspiraciones de máxima en esta postura. No pretenden colocar candidatos a intendentes cómo si pasa con los intentos por aspirar a gobernaciones. La apuesta es intercalar algunos concejales que le permitan recuperar la presencia de otros momentos históricos. La idea no cuaja de manera sencilla  en el Frente Renovador. Saben que el aporte de votos históricos puede  ser importante en la pelea por la Gobernación, por ejemplo, pero la concesión de espacios que consideran ganados no será un trámite.

     En la pasada interna bonaerense, recordamos, de un lado quedó el ricardoalfonsinismo confirmando su primacía  y del otro un conjunto amplio de dirigentes mas proclives a acuerdos con otros sectores.  El dato del domingo, al respecto, fue la rotunda desmentida del propio Alfonsín a un supuesto acuerdo suyo nada mas y nada menos que con Daniel Scioli. Seguramente es cierto, pero también es verdad que sus opositores de hace poco mas de un mes avanzarán en explorar acuerdos que tiendan  a agudizar las contradicciones del partido. De manera no tan reservada ya dijo Gerardo Morales que el Frente Amplio Unen estaba en una instancia mas que crítica. Lo que viene en la provincia de Buenos Aires es otra prueba.