martes, 17 de octubre de 2017
   
 
11/09/2014
     
Aplazos

En el día del maestro, estéril debate sobre la conveniencia o no del lápiz rojo.

    Una mala comunicación, algún titulo reduccionista y el opinar mirando copetes generaron la tormenta perfecta en torno a la eliminación de los aplazos en las escuelas bonaerenes.  La medida es polémica y tomada por un Gobierno que ha tenido muchos problemas  con los docentes por temas salariales en casi siete años. En estos años también hubo una renuncia de la anterior ministra porque no coincidió con algunas decisiones y a Nora de Lucía le ha costado mucho pilotear cada uno de los conflictos. 

    Señalado esto digamos que parece excesivo el debate originado, muy apresuradas algunas opiniones y fuera de su tiempo histórico algunos conceptos.
    Los cambios anunciados son muchos,  pero básicamente se informó lo siguiente:  Las calificaciones para primero, segundo y tercer grado (de 6 a 8 años) no serán a partir de ahora con notas sino que habrá tres segmentos: Muy bueno, bueno y regular.

     Para cuarto, quinto y sexto las notas irán de cuatro a diez y para que la materia sea aprobada el mínimo requerido es un siete.

      Preguntas a partir de aqui  ¿Alguien con conocimientos pedagógicos o no  supone seriamente que este cambio de nomenclador puede empeorar la educación?  Cual es el resultado concreto de ponerle un aplazo a un chico de primer grado de una escuela de Claypole o de Virreyes?    Tan bueno ha sido hasta aquí el rendimiento escolar para que no se pueda imaginar alguna modificación?

       No hay verdades absolutas en el tema educativo y menos cuando hace tanto que se hacen las cosas mal y los rendimientos globales son tan pobres. Todas las opiniones son válidas y es natural  que a muchos les  resulte complicado entender que se eliminan los aplazos, pero en verdad piensan que esa mera cuestión instrumental es la base de un sistema escolar? Opinan desde lo que le pasaba a ellos hace 40 años o desde esta realidad  tan diferente en lo social, familiar y tecnológico?

   Mirado desde otra lado, de que sirvió esa herramienta desde los 60 0 70 hasta acá? El problema es mucho mas profundo. Faltan docentes  sistematicamente mas  preparados  (los buenos no son regla general), mejores salarios, mas dias de clase, menos materias y básicamente mucha mayor capacidad pedagógica. En las escuelas argentinas (privadas, públicas, de la Capital, de la Provincia) salvo excepciones, no se aprende a pensar, no se se razona. Matematica es una cuestión irresoluble para millones de chicos desde hace décadas y la palabra lógica ni se sabe que existe. Las pruebas son elocuentes. Un CBC que expulsa a mas de la mitad de los inscriptos por falta de un nivel mínimo de conocimientos, inscripciones a Medicina en La Plata donde no pueden ingresar mas del 80 % de los aspirantes y carreras cómo Ingeniería donde no hay anotados porque los que se capacitaron en el secundario pertenecen a una exclusiva minoria.

     Todo este pobre capital intelectual descripto se conformó con la plena vigencia de los aplazos hoy tan defendidos. Y? Que cambió con el uno de turno a alguno de aquellos chicos a los que le explicaron mal y entendió peor? Mejoramos algo?

     Las cuestiones escenciales pasan por otro lado. En el siglo 19 Sarmiento copió el modelo americano. En el 21 indican que Finlandia y Corea del Sur tienen logros singulares. Tal vez por allí pase el tema. Seguramente encontrar ese camino será mucho mas útil que decir que "el peronismo convirtió a las escuelas en asilos" o pedirle a Scioli que " de marcha atrás con la eliminación de los aplazos".  Los dueños de estas frases fueron Elisa Carrió y Sergio Massa. Otros, foristas de diarios on line, dijeron que "Uno, dos y tres son números buitres y por eso se los elimina" o que "Se eligió el peor día para la peor reforma". Mucha pirotecnia, pero cómo decía Einstein "El que supone que un problema complejo tiene una solución sencilla, miente o esta mal informado"