martes, 23 de julio de 2024
   
 
12/6/2024
     
Aprobada

Poco después de las 23 el oficialismo logró finalmente aprobar en general la Ley Bases con el desempate decisivo de la Vicepresidenta Victoria Villarruel. La votación inicial terminó igualda en 36. Los 33 peronistas fueron acompañados por Martín Lousteau y los dos representantes de Santa Cruz. Agregándole dramaticidad al momento, en primera instancia el tablero electrónico registró un voto equivocado y dió por ganador al oficialismo. Para el logro de su objetivo el oficialismo resignó las privatizaciones de AA, Correo Argentino, Radio y TV pública, introdujo modificaciones en el RIGI y dejó de lado la eliminación de la moratoria previsional. Puede haber todavía alguna modificación en la votación en particular dónde el oficialismo tiene muy complejo la aprobación de la delegación de facultades. El proyecto vuelve ahora a Diputados dónde se trataría en los primeros dias de julio. El artículo en particular que al Ejecutivo le preocupaba salvar era el referido a "facultades delegadas" que parecía perder. A último momento cambió un voto el bloque radical, empataron y otra vez definió la Vice. También se ausentaron los santacruceños Carambia y Gadano que al momento de votar en general lo hicieron por la negativa.

 "Tarea cumplida" puede decir Guillermo Francos, el Jefe de Gabinete que se puso al hombro la gestión de esta ley clave para el Gobierno en el último tramo de su larga gestación. Consiguió el resultado con negociación pura y dura. Nada de "fuerzas del cielo". Lo dijo con claridad la larretista Guadalupe Tagliaferri: "El gobierno se dió cuenta de cómo funcionaba el Congreso en el último mes y medio. Bienvenidos" El trabajo de Francos fue persuadir precisamente a la senadora porteña (pedía cambios en el blanqueo), el correntino "Camau" Espínola y el entrerriano Kueider. Se le complicó mucho al final por la resistencia de los santacruceños, que con mucha lógica dicen que nada garantiza que lo votado esta noche se replique en Diputados. A  falta de garantías votaron por la negativa. La gestión con Mónica Silva (Rio Negro) también fue muy trabajosa. El gobernador Weretilnek estaba con su colega neuquino Figueroa reunido con Lula en Brasil por Vaca Muerta y reclamaba precisiones sobre una planta de GNL que también pretende Bahía Blanca. Con este enorme esfuerzo el oficialismo llegaba a 36 y no se podía permitir el más mínimo yerro o ausencia y aguardar la definción de la Vicepresidenta. 

  Hubo pocos discursos relevantes, con densidad política. Uno fue el de Martín Lousteau. Reclamó mayor atención para la educación y la salud y cuestiónó ventajas inexplicables para los inversores cuándo se compara esta legislación con la de paises vecinos. Lo que no está claro es cómo sigue su historia dentro del partido y del bloque. No es nada común que el presidente del partido vote de una manera, a solas, y el resto de sus compañeros de espacio de manera contraria.

  Guadalupe Tagliaferri también tuvo un buen mensaje explicando con claridad los roles de la oposición y la dificultad del gobierno para entenderlo. En el peronismo fue muy crítico y con mucho manejo de escenario el discurso de cierre de José Mayans, recordadando intentos similares y sus consiguientes fracasos. Entre sus compañeros se multiplicaron los cuestionamientos al Presidente por sus decisiones en política exterior y las declaraciones de esta semana dónde se define cómo un "topo que viene a destruir el Estado". María Pilatti Vergara, chaqueña, dijo que "no tenía los patitos en fila".

  En el oficialismo quien demostró mayor capacidad parlamentaria fue el riojano Juan Carlos Pagotto. Se definió cómo abogado laboralista pero también defendió en su momento al represor Estrella, acusado del asesinato de Angelelli, y por lo tanto muy cuestionado.  En su mensaje  no negó orígenes peronistas y se definió cómo  amigo de Carlos Menem. Habló de Cicerón , Jauretche y Eduardo Galeano, nota disonante en el medio de compañeras y compañeros más cómodos con discursos tiktokeros.