sábado, 22 de junio de 2024
   
 
31/8/2022
     
Ganar tiempo

Cristina y las vallas. La oposición en su laberinto. El ajuste: se siente en el bolsillo, ignorado en el discurso. La carencia más notable de Cristina y La Cámpora. Alvarez Agis. Guzmán y Massa estaciones dónde la ausencia fue ruidosa.

  El episodio de las vallas ya se enfrió y para el fallo de los tribunales por Vialidad falta tiempo: cuatro meses de mínima y pueden ser 6 o más.. En el medio Cristina fue empoderada otra vez. Tal vez no tanto cómo ella siente pero sus adversarios la volvieron a ubicar en el lugar dónde está más cómoda. Primero Luciani,  con un alegato sobrecargado y demasiado largo. Después, el mate de Liverpool. Que pareció la peor manera de decirle a la sociedad "la justicia somos nosotros y los de afuera son de palo". Así nos sentimos todos los que hasta ahí solo conocíamos al rojo  de Jurgen Klopp.

  Después apareció Pichetto "No es imaginable que se llegue a un gobierno con la única idea de conformar una asociación ilícita para delinquir".  Luego el santafesino Daniel Erbetta, integrante de la Corte de la Provincia de Santa Fe y cercano a la UCR, calificó a la causa de "grotesca" y varios expertos más señalando "no hay pruebas directas que vinculen a la vicepresidenta con los manejos de la Obra pública" Tampoco es un detalle al paso lo señalado en la noche del lunes en La Nación + por Carlos Pagni "Estuvo hábil Macri en acotar la denuncia a Santa Cruz. Si ampliaba a Nación iban a aparecer también todos los negocios en la materia de Franco Macri  y las otras empresas de Niki Caputo y su primo Calcaterra"

  En estos lodos fue pariendo el apoyo a la Vice en Uruguay y Juncal, que con un poco menos de ansiedad en el Gobierno de CABA se terminaba sin mayores registros en esa ceremonio de luto y duelo recurrente que es el domingo por la tarde. A cuento de nada y sin registrar que ese departamento hace años que está a la intemperie y nunca lo protegieron  -trabajo cerca y soy testigo-  vallaron los alrededores y gestaron el ruidazo del domingo, que la exagerada épica kirchnerista ya comparaba con poco respeto por momentos mas trascendentes y más dolorosos. Tampoco faltó el Máximo victimizado. Otra demasía. "En barrio de ricachones, apenas alguna caída y revolcones..." sólo eso.

  El gran valor de lo que pasa, para Cristina y para La Cámpora, es evitar hablar de recortes y ajustes por lo menos por un par de dias. Claro que no dura para siempre. Grabois ya anunció que se va. Hasta la puerta y vuelve, pero dice que está cansado de sanata. 

   El problema grave, central,  de la Vicepresidenta es otro y no tiene nada que ver con esta coyuntura judicial y política dónde los errores ajenos la acomodaron mejor de lo imaginado.  Su tema principalísimo lo arrastra desde la elección de Kicillof hace casi diez años y sabe que por ahora no tiene solución. Tan decisiva es la cuestión que seguramente es su principal condicionante a la hora de imaginarse en algún lugar de la boleta el año que viene.

     Cristina no tiene plan económico. Menos, candidatos al cargo. Y sabe que no es sólo su problema. Mira lo que pasa en Brasil, en Chile, Perú o Colombia. Nadie puede exhibir o tiene a mano un modelo heterodoxo que funcione.  Tanto es así que nunca tuvo un candidato para ofrecerle cómo opción a Fernández antes de Guzmán y menos cuándo se fue. Ella, su hijo, Larroque y otros pidieron a gritos la salida del platense y que tenían a mano cómo opción? Reuniones de Cristina con Redrado y Melconial y muy poco más. Nunca en todo este tiempo ni el mínimo esbozo de algún plan económico. Apenas parches de coyuntura: Feletti a Comercio Interior o la "resistencia" en Energía. En ambos casos, derrotas por goleada.

  Siempre será difícil de entender el camino elegido por la vice y su hijo en estos años. Correr por izquierda a Guzmán "porque gastaba poco", renunciar a la presidencia del Bloque "por el acuerdo con el Fondo", no tener una sólo idea de cómo reemplazarlo y  terminar con Larroque diciendo ahora con " Massa hay un verdadero Ministro de Economía ?"

   Cristina tal vez supone que hay diagonales que permitan aliviar la situación, buscar el equilibrio fiscal sin ajuste a través de atajos cómo el gasoducto, el hidrógeno verde, la producción de gas licuado u otra Vaca Muerta en Chubut. Por ahora sólo expresiones de buena voluntad.  Mientras tanto sabe que lo inmediato es ajuste duro, que nadie tiene otra receta. Que cómo dice Emanuel Alvarez Agis "Si viene un ortodoxo podrá girara 10 milímetros a la derecha, si llega uno heterodoxo, 10 milímetros a la izquierda, ese es el margen"  Este margen tan estrecho, la falta total de opciones y su resistencia natural y comprensible a ser la cara de un ajuste que parece inevitable, explican mucha de las decisiones políticas de Cristina en el 2019. Y nada indica que algo haya mejorado para bien el año que viene.