martes, 28 de septiembre de 2021
   
 
10/9/2021
     
Desafío

Fracasó el kirchnersimo antes del 2015 en transformar los planes sociales en empleo. Mauricio Macri llegó con esa promesa pero no pudo mostrar logros durante cuatro años. Más aún, creció durante ese tiempo la asistencia social del Estado. Tampoco tuvo resultados favorables en estos dos años, pandemia mediante, Alberto Fernández. En el proyecto que ahora se imagina están involucrados cuatro ministerios, varios gremios con el auspicio de la CGT y las organizaciones sociales. El debate por modificaciones en la Legislación Laboral.

  La idea parece muy lógica pero hasta acá nunca fue aplicada: habilitar la coexistencia de planes sociales con trabajo privado. Gerardo Martinez, titular de la UOCRA  señaló recientemente que en su sector se perdieron más de 70.000 puestos de trabajo cómo consecuencia de la pandemia. El ojetivo ahora es la confluencia del "Potenciar trabajo", que establece el pago por parte del Estado  de la mitad de un salario mínimo, vital y móvil ($ 14.580) y a cargo del sector privado el saldo restante hasta cubrir un sueldo básico del convenio correspondietes a cada actividad.

  El objetivo conjunto de funcionarios oficiales y dirigentes gremiales no apunta sólo a la reactivación de la construcción privada sino escencialmente a avanzar con el tendido de redes de cloaca y agua, que requieren mano de obra intensiva. En paralelo se intentará avanzar con  talleres y  cursos de formación a cargo de los sindicatos. Sobre el tema específico de la preparación de operarios ayer también habló Daniel Funes de Rioja, titular de la UIA, indicando que la central empresaria también está abocada a la preparación técnica de nuevos trabajadores.

  Un camino muy similar  comenzó a instrumentarse hace unos dias con más de 200.000 trabajadores rurales en las cosechas de temporada. En este caso también se habilita la coexistencia de planes sociales con contratistas privadas que completan el acceso a determinado piso de ingresos.

  Gastronomía y turismo es otro de los sectores  a los cuáles se mira  con particular atención ya que que por la crisis sanitaria se perdieron el último año y medio más de 200.000 puestos de trabajo. El rubro registra un elevado nivel de informalidad y  en muchos casos exige poca o mediana calificación para abastecer la demanda. También acá apuntarán a la  convivencia entre la asistencia del Estao y el aporte privado completando la formación del salario.

   El plan es elaborado hasta acá con mucha reserva por cuatro ministros: Claudio Moroni (Trabajo), Juan Zabaleta (Desarrollo Social), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Matias Kulfas (Desarrollo Productivo). Participan además dirigentes gremiales cómo el mencionado Gerardo Martinez, Héctor Daer, la Cámara Argentina de la Construcción, empresarios del sector turismo y gastronomía y la UTEP (Unión de trabajadores de la Economía Popular) encabezada por Juan Grabois.

   No está claro si la instrumentación del proyecto necesita alguina herramienta legal que deba ser tratada por el Congreso, que comienza a partir de ahora dos meses bastante singulares. Tiempo en el cuál el oficialismo intentará avanzar con leyes que ya tienen despacho de comisión y con el Presupuesto 2022 pero dondé habrá que esperar definitvamente hasta diciembre para los intentos oficiales de avanzar en algún acuerdo con la oposición en materia de Deuda Externa, educación y crecimiento económico.