jueves, 22 de abril de 2021
   
 
8/3/2021
     
Consensos No

Algún acuerdo político podría mejorar todavía un poco más los datos sobre crecimiento de la economía para este año pero no va a ocurrir. En octubre se vota y el mandamiento primero en el oficialismo y la oposición es consolidar lo propio aún extremando discursos. Más tarde llegará el corrimiento hacia el medio. Losardo. Bullrich. Horacio Rodriguez Larreta. Massa.

    Daniel Artana, economista de FIEL,  señaló el sábado que no terminaba de entender "Por qué no se pueden conciliar algunas políticas de Estado entre el Gobierno y la oposición que permitan estrategias comunes a largo plazo?"  No hay respuestas tajantes para la pregunta pero una explicación bastante cercana está dada por ser un año electoral. Hasta aquí, en la Argentina y el mundo, las posiciones conciliadores o "por la ancha avenida del medio" no han funcionado.  El 30 % de voto intenso kirchnerista quiere grieta e idéntico porcentaje macrista quiere lo mismo del otro lado. Sin este respaldo escencial no hay octubre posible y el primer deber en año electoral es consolidar lo propio.

   Desde este lugar se puede entender, básicamente, el discurso mas militante y menos estadista del Presidente y la redoblada confrontación con la Justicia. Desde la vereda de enfrente, por su parte, aparece la semana más intensa de Patricia Bullrich, convocando contra el mensaje del 1 de marzo y yendo a Formosa a marchar contra Gildo Insfrán.

   Por qué el señalamiento contra la Justicia primero del Presidente y luego de CFK?  Algunos indican que el objetivo primero fue correr de la escena el incómodo Vacunatorio VIP pero parece mucho cómo idea conspirativa. También es verdad otro dato contundente: para la enorme mayoría de las encuestas de cualquier signo y color es el Poder más desprestigiado y el dato siempre paga en tiempos de campaña. Hay además otro elemento clave, casi psicológico.  El  reclamlo y la queja pública son casi el único elemento a mano del Ejecutivo para protestar contra una Justicia que le resulta intocable.

   Los datos son duros en ese aspecto para el Gobierno:                                                                                                                                                                                                                                                                                 a) Pasó un año largo de gestión y no pudo nombrar nunca a Daniel Rafecas cómo Procurador.
                                                                                                         b) Tampoco consiguió en paralelo la renuncia del interino Eduardo Casal.

                                                                                                          c) La Reforma Judicial de Losardo y Béliz no fue tratada nunca en Diputados.

                                                                                                           d) No serán sencillos los intentos para desplazar a Hornos de la Presidencia de Casación más allá de reconocer sus reuniones con Macri en Balcarce 50.

                                                                                                           e) Carlos Stornelli continúa cómo Fiscal.

   Para lograr algunas de estas modificaciones el Gobierno necesitaría una mayoría de votos que no tiene o algún acuerdo con la oposición que hoy es inviable. Y la situación no parece modificable más allá de quién ocupe el MInisterio de Justicia sea Losardo, Mena o Martín Soria. La denuncia política en tanto deja expresa la limitaciones en el tema pero también atiende los reclamos más afines que demandan modificaciones de raíz en el Poder Judicial.

   La contracara del oficialismo al momento de consolidar un discurso hacia los propios es Patricia Bullrich. Es la Presidenta del PRO por disposición del propio Mauricio Macri,  pero hace rato que tiene vida y perfil propio para recelo de gran parte de los históricos del partido, hoy mucho más cerca de los modos y formas de Horacio Rodriguez Larreta. El discurso para afuera señala que cumplen roles diferentes: EL Jefe de Gobierno administra, Diputados y Senadores debaten leyes y a ella le toca el rol más confrontativo. Adentro del partido la situación es menos lineal y el oficialismo de la Ciudad empuja con esfuerzo militante a Fernán Quirós cómo primer candidato a diputado en octubre. El Ministro de Salud porteño fue durante este año la contracara mas notoria de Bullrich: 
                                                                                                            a) Nunca confrontó con Ginés González García ni Vizzotti

                                                                                                             b) Estableció políticas comunes con Gollán y Kreplac en la pcia de Buenas Aires

                                                                                                              c) No acompañó ningún reclamo de antivacunas en el Obelisco

                                                                                                             d) Nunca cuestionó por su origen la Sputnik V

    Por estas cuestiones, por su nivel de imagen, porque garantiza el acompañamiento de independientes es el homhre elegido por Rodriguez Larreta. Macri coincide? Que dice el ex presidente sobre el futuro de su elegida?  El tema no es menor en una oposición que mira atenta los errores propios del oficialismo pero que también convive con su problemas domésticos: Bullrich, Carrió y ahora la interna radical, con Martín Lousteau inmiscuído en territorios sensibles cómo Córdoba y Pcia de Buenos Aires.

   El otro dato ruidoso sobre el vínculo entre el Poder Ejecutivo y la Justicia fue el anuncio presidencial de la creación de una Bicameral que ejerza el "control cruzado" del Poder Judicial. El tema debe hablarse entre Alberto Fernández y Sergio Massa puesto que está claro, cómo con la Reforma judicial pendiente, que el oficialismo choca aquí con la dureza de números que no alcanzan para impulsar iniciativas de este tipo.