miércoles, 21 de abril de 2021
   
 
28/10/2020
     
Abstención

Con números propios garantizados el oficialismo vota hoy en Diputados el Presupuesto 2021. La mayoría del bloque opositor de Juntos por el Cambio optará por abstenerse. La decisión de no rechazarlo explícitamente fue bien recibida en el oficialismo, que considera cómo la mejor señal posible antes del inicio de las negociación de Martín Guzmán con el FMI. De todos modos no se descarta algún voto negativo de parte del bloque porque las gestiones de unidad no llegaron a ser tan abarcativas. Se estima que la sesión -aprobación en general y particular- demandará más de doce horas. El presupuesto es el cálculo tentativo de ingresos y egresos del Estado para el próximo año y en tal sentido la mejor noticia de los últimas dias fue el precio de la soja llegando a 400 dólares la tonelada suponiendo un mayor ingreso de recursos no previstos hasta hace muy poco tiempo

"Yo no estoy para nada de acuerdo con el Presupuesto, votaría en contra y listo, pero no me quiero meter en líos porque me parece que varios del bloque están pensando otra cosa".   Esto dijo el lunes Pablo Torello, diputado del Pro y macrista ortodoxo, anticipando algún debate dentro del espacio que todavía no había alumbrado públicamente.  Javier Campos.  "Lilito", dijo por su parte ayer "Es raro abstenerse, pero tiene sentido. Lo puedo explicar de la siguiente manera: Si tuviésemos cómo oposición un presupueto alternativo tendría sentido votar por la negativa, rechazar, el proyecto oficialista,  pero no es nuestro caso. No tenemos uno propio y por eso optamos por la abstención"

  La decisión representa un alivio importante para el Gobierno y obedece a un par de cuestiones:  

                                                                                                                                                                               a) El acuerdo de hace un par de meses con los acreedores privados habilitó un prespuesto más desahogado  y por lo tanto están previstas Obras públicas y mejoras convalidadas sin distinciones por oficialistas y opositores.

                                                                                                                                                                                b) Salvo algún pequeño grupo de Juntos por el Cambio, la mayoría de sus integrantes acepta que la deuda con el FMI obedece a decisiones del anterior gobierno  y por lo tanto era necesario algún mínimo gesto acompañando la futura negociación del actual oficialismo.

  Subsidios y presupuesto universitario fueron dos aspectos que se debieron negociar hasta último momento. Más allá de la pertenencia al Frente de todos o a Juntos por el Cambio. La primera presentación concentraba los fondos existentes casi en exclusividad en el AMBA y allí apareció el entendible reclamo de representants de otros centros urbanos de peso (Santa Fe, Córdoba, Tucumán) reclamando el correpondiente alivio y lo mismo ocurrió con los recursos para las universidades. En este caso el monto total adejudicado supera los 200 mil millones pero la UBA y las Universidades del conurbano recibirán más de 70 mil y por lo tanto, por el nivel de concentración, hubo reclamos luego atendidos, de las demás casas universitarias.

  El diálogo en Diputados de dirigentes cómo Sergio Massa, Christian Ritondo, Máximo Kirchner y Alvaro González es continuo. Ayudó también a impulsar esta decisión de abstención? Es posible. Tampoco puede separarse de este contexto la reaparición en las redes de CFK planteando que los acuerdos son impostergables y la propia comunicación de Elisa Carrió pidiendo votar el pliego de Daniel Rafecas cómo Procurador. No está claro si estos hechos son o no parte de una  misma estrategia, pero sin lugar a dudas conforman un freno contundente a las posiciones mas duras y confrontativas.