jueves, 24 de septiembre de 2020
   
 
31/08/2020
     
Forma y fondo

Tras largas siete horas de debate en "Labor parlamentaria" todavía hay que hablar de Sesión inconclusa o frustrada en la Cámara de Diputados. Aparentemente el debate se reduce a las formas: si virtual en temas donde hay consenso o presencial para debates más ríspidos. En escencia hay además una cuestion política clave. Juntos por el Cambio sabe que por este camino gana tiempo y demora el posible tratamiento de la Reforma Judicial. Todo lo demás puede ser negociable: Presupuesto 2021, Impuesto a la riqueza y por supuesto temas menos conflictivos cómo Asistencia al Turismo o Sanciones a la Pesca Furtiva.

  El problema principal es político. El Bloque de Juntos por el Cambio en Diputados  -aparentemente sin fisuras internas- es el gran vallado imaginado por la oposición parlamentaria, algunos medios y  parte del Poder Judicial a la Reforma judicial oficialista que ya tiene media sanción del Senado. Proyecto -al margen- poco explicada por el Frente de Todos, minimizado por la Vicepresidenta  y defendido con levedad en el recinto.
 
    Esta decisión política -resistir la Reforma cómo objetivo esencial- explica en gran parte el prolongado debate formal sobre sesiones presenciales, vitrtuales o mixtas que demandó mas de siete horas de reunión hoy en Labor Parlamentaria. La breve historia es la siguiente:

  -- La prolongación de la pandemia iniciada en marzo obligó a habilitar sesiones no presenciales. 

  -- La historia y la constitución no habían previsto una instancia de este tipo y hubo que votar un nuevo reglamento para validar este tipo de reuniones y ordenar el funcionamiento de la Cámara.

  -- El texto acordado en ese momento indicó que los proyectos a tratar en el recinto -para evitar problemas que en la presencialidad se saldan de manera más sencilla- debían estar consensuados.

  -- Tal acuerdo venció el 7 de agosto y a partir de allí fue imposible negociar otro. Juntos por el Cambio insiste en tener poder de veto de los temas donde no haya acuerdo y el Frente de Todos pretende discutir sin corsets y avanzar en temás muy importantes cómo el Impuesto a la Riqueza y el propio Presupuesto 2021 que ingresa en dos semanas. Según sus voceros para la Reforma Judicial falta mucho, más de dos meses.

  -- La larguísima discusión de hoy parece ser por las formas (si las sesiones son presenciales o virtuales)  pero se debaten temas de fondo: La oposición dice: "Tratamos temas acordados cómo Fomento al Turismo y Sanciones a la pesca furtiva pero el protocolo es sólo para esta Sesión. No queremos convalidar que el oficialismo pretenda debatir Reforma Judicial en cualquier momento"

  -- El oficialismo por su parte dice: "Consenso no es unanimidad. Es buscar acuerdos con distintos sectores y lo conseguimos con todos menos con Juntos por el Cambio, por eso hoy podemos sesionar sin su presencia". El dato es cierto. Hoy dieron su acuerdo para participar desde el lavagnismo al Frente de Izquierda pasando por diputados de bloques provinciales, cordobeses y misioneros. En términos políticos lo que no quiere el oficialismo es que Juntos por el Cambio active el poder de veto sobre proyectos que les interesa tratar y donde. con aliados, tienen número para ser aprobados.