jueves, 24 de septiembre de 2020
   
 
17/08/2020
     
La Marcha

Lo más importante de la concentración fue la renovada decisión de salir a la calle y manifestarse pese a la homogénea oposición de autoridades de Ciudad, Nación y Provincia que la consideraron siempre de muy alto riesgo sanitario. Parecía un territorio exclusivo del peronismo y la izquierda pero ahora los representantes del 41 % también la toman cómo el mejor escenario para reclamar derechos y cuestionar decisiones. Hubo consignas muy diversas que fueron desde lo bizarro a cuestionamientos a la reforma judicial o la continuidad de la cuarentena. Diego Santill manifestó su desacuerdo con la concentración. Santiago Cafiero pidió disculpas a "los trabajadores de la salud" por no haber podido evitarla. El debate sobre la concurrencia. Réplicas en Córdoba, Mendoza y Tucumán.

 Seguramente tiene que ver con sus respectivos orígenes. Luis Brandoni  y Hernán Lombardi, vienen de  la UCR y  siempre están muy cómodos en este tipo de citas. Lo mismo pasa con Patricia Bullrich - principal impulsora -  o Miguel Pichetto, aunque esta vez el ex senador no mostró su perfil más alto. El resultado es parte de la sociedad en la calle  y el oficialismo deberá ahora tomar nota si es un reclamo de determinado sector que jamás estará acompañando sus medidas o las demandas superan el corralito del tradicional voto opositor.

  Había de todo. Con más heterogeneidad que en otro tipo de convocatorias donde las reclamos son más específicos Estaban quienes protestaban contra la Reforma Judicial,  los que pedían por el regreso al trabajo del personal de la construcción, porque "la República está en peligro",  y por  el respeto a una Constitución que permite "circular sin condicicionamientos". Hubo otras y otros. Que por ejemplo exigían "Ensayos con dióxido de cloro ya" -del club de fans de Viviana Canosa?- o "Para que esto no se convierta en otra Cuba" Tampoco faltaban los muy satisfechos porque "en este acto no vas a ver micros" Es cierto. Sucede también que viven más cerca o tienen auto particular. Que  habría que hacer con los que viven lejos y no tienen recursos, impedirles que reclamen y protesten?

  Las veredas opuestas de Rodriguez Larreta - Santilli  y Patricia Bullrich exceden el marco de la protesta. Los dos primeros priorizan los temas de gestión; la titular del partido intenta fortalecerse  con la exclusiva venia del ex presidente, que personalmente la eligió para este  rol. En la oposición todas las jefaturas están hoy en debate y la ex Ministra de Seguridad elige la confrontación mas dura y toma riesgos cuyos resultados estarán mas claros en quince dias.  La pandemia no ha encontrado todavía su meseta ni su pico y podría ser un muy mal dato para todos los servicios de salud que en dos semanas se tenga un nuevo incremento de casos por la concentración de ayer. Gustavo Posse contó el sábado que la ocupación de camas de terapia intensiva en San Isidro llegaba al 88 %

  Más allá de las diferencias internas de Juntos por el Cambio no es sencillo determinar si algo puede cambiar a partir de la concentración: Ninguna mirada es inocente. Un polítólogo respetado y cercano a la oposición dijo que "la cantidad de gente en la calle reclamando por cuestiones institucionales es un dato que el Gobierno está obligado a escuchar". Otro sociólogo,  también de muchos antecedentes pero cercano  al Gobierno indicó: "No cambia nada. Es el núcleo duro del Pro que le tomó el gusto a la calle. El anuncio de la vacuna para el año que viene y el acuerdo con los acreedores son el eje por donde el Gobierno empieza a enderezar la gestión. El gran problema de la oposición se  vió en la concentración, mucha división interna"