jueves, 24 de septiembre de 2020
   
 
11/08/2020
     
Actuación

El Presidente y el Jefe de Gobierno están obligados a teatralizar diferencias inexistentes -indican en la cercanía de ambos- para calmar a los sectores mas duros de cada lado, incómodos con el buen vínculo gestado todo este tiempo de pandemia. Los anuncios y medidas se acuerdan en conjunto y los roces públicos tienen más que ver con lo que pasa afuera que adentro.

 Es sencillo de percibir. El macrismo que banca al ex presidente contra todo, incluso el viaje a Francia en plena pandemia, está muy incómodo con el trato amiguero entre Fernández y Larreta. En el kirchnerismo mas duro pasa lo mismo. Luego de 13 años de Gobierno PRO en la ciudad y con el oficialismo sin re re,  lo quieren al Presidente lo más lejos posible del Jefe de Gobierno. La convivencia muy civilizada de ambos fue el mejor mensaje político hacia afuera y  adentro del país y muy útil en materia de organización del servicio sanitario en Nación y AMBA:. Esto es lo importante. Y si alguien está incómodo, para eso la ficción.

  La reunión del lunes sirvió para trazar cómo siempre líneas generales, entre hoy y el jueves se reunen los equipos técnicos y  viernes y sábado se define la continuidad de la cuarentena. Los pedidos de mayor flexibilización por parte del Gobierno de la Ciudad y las respuestas negativas de Provincia y Nación también parecen acordados. Larreta resuelve de ese modo las demandas de los sectores más libertario, incluso propios. En escencia todos coinciden en que NO HAY MARGEN para decisiones más aperturistas cuando el pico de casos no llegó y el amesetamiento tampoco. Podría decirse que Capital está un poco mas en calma (hace bastante que no supera los 1000 casos por día) pero Ginés González García ya avisó que esto podía estar sucediendo porque "están testeando menos que antes y esto significa encontrar menos casos"

  La gran coincidencia de Fernández, Larreta y Kicillof está en que son oficialistas los tres. La condición te iguala en el sentido que cuándo te colocan en el dilema de Salud o Economía, siempre eligen la Salud. Cualquiera a cargo de un Ejecutivo ( y la lista incluye a Gerardo Morales, Néstor Grindeti o Jorge Macri) tiene cómo mayor temor, comprensible, el colapso del sistema sanitario, los hospitales saturados. 

  Los próximos dias podrá haber  cruce de declaraciones y reclamos mutuos, pero los  máximos responsables políticos de Nación, Provincia y Ciudad saben cómo dijo Fernández que "estamos en el peor momento" . Eso signfica que no hay margen para la habilitación de fases de control más distendidas. 

   En Diputados hay mucho legislador larretista cómodo con la relación con el Gobierno Nacional pero el vínculo no se traslada de manera automática a los acuerdos parlamentarios.  En la Cámara Baja hay un tema no resuelto que funciona cómo cortina escondiendo la visibilidad de otros. Juntos por el Cambio no está de acuerdo con la Reforma Judicial y antes de meterse en el debate puntual indica que es una cuestión demasiado importante para tratar de manera sólo virtual. Puede ser cierto, pero si la pelea contra el Covid 19 -cuestión muy posible- no termina hasta dentro de 60 o 90 días, que se hace? No se sesiona más?  El posible parate es así muy funcional al bloque de Ritondo y Negri, que sabe además que el oficialismo podría tener, de manera ajustada, los votos necesarios para la media sanción.

   Sergio Massa y Máximo Kirchner intentan por estos dias dos tipos de acuerdos: Cómo sesionar y leyes a tratar. Juntos por el Cambio está razonablemente preocupado por la situación del Turismo, busca un alivio para el sector y tal vez por allí pase algún principio de coincidencia.