martes, 04 de agosto de 2020
   
 
27/07/2020
     
Plata

La intendenta de Quilmes y otros jefes municipales del Sur pidieron con insistencia en los últimos dias el retiro de la concesión de Edesur, que nunca fue convalidado por ninguna autoridad parlamentaria o del Ejecutivo nacional. El objetivo de tan ruidosa demanda apuntaría de mínima a mejorar sustancialmente el servicio pero tropiezan con importantes deudas reclamadas por la empresa para mejorar infraestructura y servicios.

 
   Pedir el cese de la concesión de Edesur, que cumplió 30 años y por contrato se extiende por 70 más, siempre pareció extemporáneo. La solicitud corrio por cuenta de los intendentes del sur del conurbano más afectados por falencias en el servicio . Se  anotaron Fernando Gray,- intendente de Esteban Echeverría, ex presidente del PJ provincial,  discurso moderado y prudente- el jefe comunal de Florencio Varela -Andres Watson-. la quilmeña Mayra Mendoza y algunos más.

   La demanda generó ruido en medio de mucha sensibilidad empresaria pero nunca hubo alguna voz parlamentaria o del Ejecutivo Nacional dispuesta a acompañar.  Pasados un par de días pareciera que el reclamo -sustentado en falencias ciertas y  repetidas- apunta a tratar de generar algún principio de solución que hasta aquí nunca se ha encontrado. El único funcionario provincial que habló de la cuestión fue Andrés "Cuervo" Larroque, Ministro de Acción Social y hombre de peso en "La Cámpora": "Lo escencial es mejorar el servicio. Que a los problemas de la pandemia no se sumen los de la falta de luz. Que la empresa sea privada o pública no es lo más importante, lo prioritario es buscar soluciones"

    Una  parte sustancial del problema son los recursos. La empresa indica que hace rato que están las tarifas congelados y -si bien es cierto que durante el anterior gobierno tuvieron importantes aumentos- también arrastran  ahora  deudas del sector público y privado.  Los cortes no tienen demasiada difusión pero la enorme mayoría de los intendentes del sur del conurbano -incluso de Cambiemos- indican que son muy frecuentes y los costos políticos los pagan ellos: la gente se enoja con la empresa y con los jefes comunales, que tampoco tienen recursos económicos para solucionar algunas de las demandas de la empresa. El reclamo de intendentes pidiendo el cese de la concesión de Edesur nunca podía prosperar pero visibilizó el problema. La empresa indica que para mejorar el servicio hacen falta recursos. Las presuntas deudas pendientes las paga el Estado Nacional? Que pasa con las tarifas? Hay margen para un aumento en medio de la pandemia y el desempleo?