martes, 04 de agosto de 2020
   
 
15/07/2020
     
Estado de situación

La falta de acuerdo con los acreedores y la cuarentena eterna siguen complicando el presente del Gobierno. La agenda prometida no llega y florecen los debates internos. Las diferencias de Cristina. El rol de Máximo. Las consideraciones de Agustín Rossi. Hebe Bonafini, Julio De Vido y Juan Grabois.

   Las explicaciones en el oficialismo son atendibles pero la situación es bastante explícita.  El Gobierno no puede impulsar iniciativas que hagan que los debates giren en torno a sus propuestas, no ocupa  el centro del escenario, se multiplican  voces sobre posibles diferencias internas -algunas ciertas, otras no tanto - , recupera  oxígeno la oposición y empiezan a aparecer asperezas previsibles dentro de un espacio heterogéneo y amplio.

   Parte de la agenda prometida era la siguiente: 1) Acuerdo con los acreedores, previsiblemente en marzo.

                                                                                          2) Reforma Judicial

                                                                                           3) Interrupción del Embarazo

    
   Se agregaron luego, consecuencia de la pandemia,  el Impuesto a la riqueza y la expropiación de Vicentín. Cinco proyectos que promediando julio ni siquiera tienen tratamiento en Comisión. El detalle particular de cada una de las demoras es el siguiente: 

   --- Negociación con los acreedores: Nada indica que el acuerdo sea inminente. Black Rock espera alguna oferta mejorada y el Gobierno por ahora no se estira. El próximo debate en el Congreso de una legilsación espejo para negociar la deuda bajo jurisdicción argentina y extranjera puede acelerar algunos de los puntos pendientes. Emanuel Alvarez Agis dice que negociar rápido no es ningún mérito si el acuerdo es caro y tiene razón. Pero ya en este segundo semestres hay vencimientos muy importantes  de deuda privada y el escenario es muy diferente según el resultado final termine de manera positiva o no.

   --- Reforma Judicial e Interrupción del Embarazo: El oficialismo nunca fue muy enfático en señales concretas sobre su tratamiento tanto que no llegó ningún proyecto a Diputados, pero también es cierto que la principal bancada opositora  (Juntos por el Cambio) hasta aquí sólo habilitó debatir en sesiones mixtas (virtuales para la mayoría, presenciales para pocos) temas muy consensuados donde no se incluyó nunca estos dos proyectos.

   --- Impuesto a la riqueza y expropiación de Vicentín: Son  los dos grandes tropiezos parlamentarios y politicos de la gestión de Alberto Fernández. El primero porque empezó con un piso de imposición bajísimo de apenas 10 millones de pesos. Tuvo origen gremial y el Ejecutivo lo desestimó muy rápido ante el rechazo general. El segundo tenía otra lógica - sería abonado sólo por particulares con tenencias superiores a los 300 millones de pesos, por única vez y con el nombre de Bono de Contribución Extraordinaria. El Presidente lo debatió con el propio Máximo Kirchner y Carlos Heller en Olivos pero nunca más hubo avances. Juntos por el Cambio nunca lo tuvo en agenda y tampoco aceptó discutirlo de manera virtual, pero no parece ser la única causa que explique el cajoneo. Estarán mirando el modelo Jorge Macri? Le cobró una alícuota extraordinaria a Bancos y Supermercados de su municipio, recaudó 40 millones de pesos y los repartió entre 2990 comercios de cercanía de Vicente López asfixiados por la cuarentena

     Vicentín es el tema en el cuál los sectores cercanos a CFK marcan diferencias de manera mas nítida "No sabía nada, Se enteró por televisión, pero que no le hayan dicho nada al Ministro de Agricultura es difícil de entender. Ni hablar del final. Cuando se estatizó YPF ella  estuvo estudiando la situación de la empresa un mes y medio, lo convocó a Kicillof  al Calafate dos veces para corregir detalles y estaba lista una estrategia parlamentaria para aprobar la ley lo más rápido posible"

   Las diferencias escalan hasta alli. Parecen mas de forma y estilo que diferencias políticas. Coinciden con el "albertismo" más puro:  Imaginar una ruptura es un "disparate o  voluntarismo exacerbado"  Hoy incluso apareció un reclamo de veteranos de la política (Eduardo Duhalde y Graciela Fernández Meijide entre otros)  planteando una hipotética toma de distancia con la Vicepresidenta para  buscar "consenso y unidad" con otros sectores políticos : "Cuesta entender la idea -dijo un amigo del Presidente-  PIden diálogo y unidad tras un encuentro  hace menos de una semana con todos los gobernadores, empresarios y la conducción de la CGT . Y  hace  48 hs se reunió con la totalidad de los bloques opositores!"

  Hebe Bonafini criticó el encuentro con los empresarios  y CFK elogió una nota periodística del fin de semana que es muy escéptica sobre posiibles coincidencias de parte de estos sectores  con el Gobierno en el intento por reactivar la economía cuando se pueda salir de la pandemia. Es cierto, pero también es verdad que el Jefe de Bloque del oficialismo en Diputados es Máximo Kirchner y , junto a Sergio Massa, participó del encuentro virtual del 9 de julio y algunos días antes de la publicitada  cena con Brito, Bulgheroni y otros empresarios. 

   Las peleas en las redes sociales de De Vido y Juan Grabois no pueden ser desmentidas pero tampoco ponen en riesgo la estructura del Frente de Todos. Diferencias entre ella y él habrá siempre, es inevitable, Pero los límites están claros, Que se imaginan los que sueñan con la ruptura? Un Presidente gobernando con el bloque de Juntos por el Cambio y enfrentado a sus propios diputados y senadores? 

   Un dato más. Hoy se conoció un respaldo  enfático de Agustín  Rossi, Ministro de Defensa, a la gestión de Alberto Fernández, Recorre sus comienzos en el kirchnerismo, su  aiineamiento con ella y  el Presidente. El dato debe ser tenido en cuenta porque aquí si hay una coincidencia entre albertistas y cristinistas: "Es cierto que el contexto es duro, pero está claro que en el Gabinete han faltado voces de peso y envergadura sosteniendo estos siete meses de gobierno"