jueves, 24 de septiembre de 2020
   
 
07/04/2020
     
Paciencia

Pese a algunas dudas por la presión de sectores productivos todo indica que en las próximas horas el gobierno confirmará la continuidad de una cuarentena muy parecida a la vigente, con muy acotadas excepciones. El encuentro del Presidente con representantes de la UIA y la CGT podría ser el momento elegido para el anuncio. El Ministro de Salud reiteró esta semana que el pico de contagios llegará recién a fines de mayo y el dato es central para impulsar la continuidad de la medida.

  Es verdad que el Presidente nunca dió un día concreto cómo punto final de la cuarentena. En el mensaje al país sólo señaló que "se prolongaba hasta después de Semana Santa".  Al margen de esta deliberada falta de precisión,  en una parte importante de la sociedad y sectores productivos y financieros  se fue generando cierta sensación de fin de una etapa a partir del próximo lunes 13. El detalle, a nivel sanitario, chocaba con cualquier experiencia mundial donde los procesos no se agotaban nunca en tres semanas y menos comenzaba la etapa de remisión de casos, unico índice que permite cierto relajamiento en los sistemas de control. A la par, tanto fuentes del Ministerio de Salud de la Nación cómo expertos privados, siempre fueron en cambio muy cautos y reticentes a apresurar algún tipo de salida, alertando sobre los riesgos de un posible agravamiento posterior.

  Hace algunos dias, en reunión por videoconfertencia con los integrantes de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la Nación, Ginés González García fue contundente: "Estimamos el pico de contagios recién para la última parte del mes de mayo. Esto es una maratón y recién estamos empezando. No hay que aflojar" En paralelo hombres cercanos a Alberto Fernández hacían circular ayer varios gráficos mostrando el bajo nivel de contagio en la Argentina respecto a otros países y señalando "No se puede abandonar este camino. Hay reclamos entendibles pero es mucho mas riesgoso abandonar la cuarentena que confirmarla y esperar con paciencia un tiempo más"

  En el Ejecutivo también son concientes del siguiente fenómeno social. La cuarentena, al margen de los altísimos costos económicos, no es sencilla de sobrevellevar para casi nadie y no  era bueno que se instalara un clima proclive a que en pocos dias se termina  y regresamos a la normalidad. Señalaron por eso que se multiplicarán en los próximos dias mensajes cómo los del Ministro de Salud y además el propio Presidente podría avanzar con anuncios en este sentido tras la reunión con empresarios y dirigentes gremiales. Ambos sectores son partidarios de multiplicar las excepciones, pero cerca de Alberto Fernández mencionan más los riesgos que los beneficios de una presunta apertura.

  El problema básico es que el transporte público es el principal transmisor del virus y sin esta herramienta cualquier idea de volver el trabajo para ciertos sectores encuentra trabas muy concretas. Una opción podría ser la de colectivos, subtes y trenes con pasajeros sentadas y distancia de un metro. El servicio sería muy acotado y con mayor morosidad pero podría ser una opción.

   Los bancos funcionarían con turnos generados por homebanking y atenderían también según el número de DNI. Los restaurantes podrían habilitar una mayor atención vía delivery y alguna excpeción más pero en un marco acotado. La situación económica de privados y el Estado es apremiante. La gente necesita trabajar y ganar dinero y el Gobierno recaudar impuestos, pero todo indica que -razonablemente- se multiplicará la apuesta por la cuarentena por un tiempo más.