jueves, 24 de septiembre de 2020
   
 
31/03/2020
     
Aplausos y cacerolas

Reducción de salarios en el Congreso. Mensaje escuchado. Balcones politizados. La posición de la Vicepresidenta.

  Tras el sorpresivo cacerolazo de ayer en algunos barrios de la Capital, Sergio Massa comunicó esta mañana que el Congreso estudiia una reducción de los salarios en dicho ámbito del 40 %. Por ahora sería en forma transitoria y se podría avanzar también en el remate de parte de la flota de autos de ambas Cámaras y la limitación del número de asesores. Participaron del anuncio la totalidad de los representantes de otras fuerzas políticas de la oposición y el oficialismo. Por el Bloque de Senadores del FDT estuvo Jorge Taiana. Se indicó además que la ex presidenta, si bien siempre fue reacia a compartir estos cuestionamientos al "gasto político", acompañará está decisión sin objeciones.  La decisión del Presidente de la Cámara Baja muestra también una particularidad de esta gestión. El ex intendente de Tigre ha sido en su carrera polítca un dirigente muy atento a los reclamos mediáticos y está actuando en consecuencia. El pero-kirchnerismo histórico en cambio siempre fue mucho mas reacio a aceptar agendas impuestas.

  Digamos que el reclamo por una rebaja de salarios, que comenzó en los medios a partir de una decisión tomada en ese sentido por el presidente de Uruguay, toca un tema sensible. Cierto de manera relativa. Los salarios promedio de legisladores nacionales apenas superan los 3000 dólares. Si se comparan con los ingresos inexistentes de cualquier trabajador informal de la Argentina es mucha plata. Si se mira el salario de otros parlamentarios latinoamericanos o europeos se comprueba que están por debajo de la media.

 Lo que si claramente no es verdad, por lo menos en términos exclusivos, es que el "costo de la política" sea el responsable de esta argentina empobrecida, desigual e inequitativa que se viene deteriorando hace por lo menos 40 años. El dirigente político promedio -de cualquier partido- tiene ingresos que le permiten vivir con comodidad, facilidades para ingresar  familiares y amigos al aparato del Estado,, seguridad en los cobros, sueldos en blanco en tiempos que parece una excepción y otras prerrogativas. Se conocen miles de abusos cómo nombramientos a cargo del Estado de jardineros, modistas y peluqueros. Todo es verdad.  El problema central es suponer que esta cuestión es la única causa de las desventuras del país y esta idea parece sobrevolar en algunos de los que ayer enarbolaron sus cacerolas.

   Salir a los balcones, pareciera, es también un intento por decir presente en un momento complicadísimo para el país pero coyunturalmente muy bueno para Alberto Fernández. Un presidente que unificó su mensaje al del Papa Francisco pidiendo solidaridad, diciendo que "aquí nadie se salva sólo" y recordandolé al principal empresario argentino que "esta vez te toca ganar menos"  Un Ejecutivo que lo dice hoy de manera pública y reservada recibió fuertes presiones para abandonar la cuarentena, que tiene enormes costos económicos pero es la única salvaguarda posible para evitar una tragedia mayor.. Está bien el recorte salarial al Congreso? Si, pero no perdamos la perspectiva o el marco: Esta dirigencia política que tenemos es también la única capáz de limitar a sectores siempre incómodos cuando empiezan a ser controlados, se les reclama una mirada más amplia o  les recortan privilegios.