jueves, 04 de junio de 2020
   
 
08/03/2020
     
Dato o deseo?

La convivencia del Presidente y Cristina. Verdad y mentira. La unidad cómo garante

  Decir que "el kirchnerismo avanza sobre el campo" o  "los kirchneristas van por el copamiento de la justicia" es entendible cómo herramienta política pero no sería  un dato cierto, que represente la realidad mas urgente.. Un par de medios  y algunas voces de Cambiemos -las mas redicalizadas cómo Patricia Bullrich o Fernando Iglesias - insisten en asimilarlos desconociendo diferencias notorias. El primer error al intentar un acercamiento a cierta verdad relativa sería desconocer el peso político de Cristina Fernández. Es la Vice, Eduardo De Pedro es el Ministro del Interior,  Máximo Kirchner  Jefe de Bloque en Diputados, Axel Kicillof gobierna la provincia de Buenos Aires y varios Secretarios de Estado  le reportan de manera directa. Ningún otro sector de este peronismo unido versión 2019 aglutina tanta concentración de poder. Nadie tampoco es el dueño del 70 u 80 % de los votos que permitieron ganarle a Mauricio Macri en octubre.

  Señalado esto correponde indicar que asociar al gobierno con el kirchnerismo es también el mejor camino para intentar reducir el capital político del Presidente a aquel  40 % que había encerrado a CFK en las sucesivas derrotas del 2013, 2015 y 2017. Aceptar la realidad presente es reconocer que la decisión de ella de ungir a Alberto presidente fue sorpresiva, inimaginada y ganadora. Aceptar las virtudes o aciertos del adversario cuesta mucho y pasa poco, por eso es más sencillo seguir asociando esta gestión al kirchnerismo pero está claro que la historia nunca se repite.En materia de nombres y funcionarios esta gestión no tiene nada que ver con los años de kirchneriso duro y puro. Empezando por el propio Presidente y siguiendo por Sergio Massa, Felipe Solá, Martín Guzmán, Matias Kulfas, Vilma Ibarra y varios otros. Todos ellos tuvieron diferencias en su gestión o posteriormente y terminaron con críticas privadas o públicas en algunos casos todavía no zanjadas. Lo mismo sucede con importantes gobernadores cómo Omar Perotti, Juan Schiaretti y varios otros. Su relación es con él, no con ella.

  Otra distancia de peso  entre aquel kirchnerismo y este presente es la Deuda externa. Ella fue hija del desendeudamiento de Néstor Kirchner y el tema jamás complicó su gestión. Para Alberto Fernández  la herencia de Cambiemos es un condicionante absoluto. La Vice es la primera que lo sabe y entre otras cosas por este punto lo eligió cómo candidato. Hay formas y estilos de él que son mucho mas funcionales a la búsqueda de un acuerdo imprescindible.

  Después de cuatro años tumultuosos Elisa Carrió y Mauricio Macri llegaron juntos hasta el final. Romper antes era ser  funcionales al peronismo y por eso siempre se intentó desde los medios cuidar y cobijar esa relación. En este caso  puede haber especulaciones para ahondar diferencias y es entendible, pero también es verdad que el miedo es mas fuerte. Alberto peleado con Cristina queda casi en la orfandad política. Ella enfrentada con el presidente empieza a parecerse a la que alguna vez perdió contra Sergio Massa o Esteban Bullrich.