jueves, 04 de junio de 2020
   
 
28/02/2020
     
Tres historias

Los reglamentos y antecedentes indican que no hubo ilegalidad en la participación y el voto de Daniel Scioli ayer en Diputados, pero su convocatoria muy a último momento manifestó un desacuerdo importante del oficialismo con el sector que responde a Roberto Lavagna. En Cambiemos las diferencias tampoco se pueden disimular y la decisión de Negri -lamentada por varios- sólo las posterga por un tiempo.

Dos explicaciones, primero la reglamentaria y luego la consitucional sobre la participación de ayer en Diputados de Daniel Scioli:

  "Si Diputados no le aceptó la renuncia ni el Ejecutivo todavía lo designó o hizo el anuncio que corresponde en el Boletín Oficial, todavía es Diputado.El placét  del país de destino y el acuerdo del Senado son condición previa. Quién designa es el Poder Ejecutivo. Así funciona" Jorge Yoma (Ex diputado nacional, senador y embajador en Méjico y Perú de CFK y Mauricio Macri)

  "El artículo 66 de la Constitución plantea tres escenarios respecto de  los legisladores: a ) sos miembro de la Cámara activo o con licencia; b) Renunciaste y te aceptaron la dimisión; c) te remueven. Juridicamente Scioli es la opción a).

   A partir de esto no habrá demasiado margen para judicializar la media sanción del proyecto que recorta jubilaciones a Jueces, Fiscales y Magistrados pero está claro que el oficialismo pretendía mostrar un escenario con menos conflicto y mayor poder de fuego. El problema principal de ayer a la mañana fue la falta de acuerdo con el bloque que responde a Roberto Lavagna. El Gobierno tiene con él un diálogo cotidiano y la designación de Marco en el INDEC es parte de esas coincidencias, que no se agotan sólo en el hijo. El Congreso empero es un ámbito distinto y algunos dias antes el "Topo" Rodriguez, muy cercano al ex ministro, había planteado que no compartía la urgencia del Frente de Todos en el tratamiento del tema. Luego apareció otro problema. Se integró la Comisión de Previsión Social y no hubo lugares para el bloque que preside "Bali" Bucca pese a reclamos insistentes. La deriva se vió en el recinto. El lavagnismo limitó su apoyo a lo mínimo indispensable y el oficialismo tuvo que convocar de urgencia al ex gobernador. La falta de respaldo del bloque Federal fue una decisión tan sobre la hora que ni siquiera daba tiempo para el camino más prolijo: aceptar la renuncia de Scioli y recibir el juramento de su Claudia Vernazza, su próxima reemplazante.

  En Juntos por el Cambio la cuestión tampoco se vivió con calma. El trabajo de Negri nunca es sencillo. En el espacio conviven cruzados cómo Fernando Iglesias que dice que "se debe a sus seguidores en las redes sociales" , sectores mas institucionales vinculados a Horacio Rodriguez Larreta, la UCR con sus propias internas y un grupo de bonaerenses cercanos a Monzó reclamando siempre ser considerados cómo la cuarta pata del grupo.  Hasta la noche del miércoles el radical Alejandro Cacace, vice de la Comisión de Presupuesto, trató de acordar un proyecto único con el Frente de Todos. Pedía poner por escrito algunas cuestiones reclamadas por jueces y fiscales para morigerar el proyecto. Dentro del heterogéneo bloque de Cambiemos una parte importante compartía este recorte a jubilaciones de privilegio y aceptaba que el proyecto empezaba a saldar parte de sus propios reclamos cuando se trató en diciembre la suspensión de la ley jubilatoria del macrismo por 180 dias. No estaba claro que podía pasar al momento de la votación, pero  parte  podía terminar apoyando el proyecto. Para Mario Negri esa circunstancia iba a conformar un problema enorme y  la denuncia contra Scioli, más allá de su viabilidad, le permite ganar tiempo y tratar de ordenar una convivencia siempre inestable.