jueves, 24 de septiembre de 2020
   
 
04/12/2019
     
Todo en debate

El macrismo duro insiste en una oposición encabezada exclusivamente por el futuro ex presidente pero todos los dias aparecen señales reclamando una conducción más colegiada: Vidal elogió ayer a Sanz y Carrió, tres diputados abandonaron ya el bloque de Cambiemos, Monzó pidió "no pintar todo de amarillo", Alfredo Cornejo reclama una conducción menos vertical, Néstor Grindetti reconoció esta mañana su rol particular cómo ex mandatario pero pidió "mesas políticas para discutir ideas y proyectos" y Horacio Rodriguez Larreta plantea públicamente su intención de tener "la mejor relación posible con Alberto Fernández"

  Lo poco que se sabe en términos políticos de Mauricio Macri a partir del próximo martes es lo siguiente: 

   -- Patricia Bullrich  encabezará el PRO a partir de enero.

   -- Miguel Pichetto nominado para la Auditoría General de la Nación en reemplazo de Oscar Lamberto

   -- Christian Ritondo jefe del bloue de Diputados


    Ninguno de los anuncios fue asimilado con comodidad por gran parte de la dirigencia. Nadie le quita méritos políticos a la Ministra de Seguridad, pero en términos oficiales hace muy poco que pertenece al partido y está  lejos de la pertenencia de otros miembros fundadores. En el caso de Ritondo los bonaerenses reclamaban un perfil mas vinculado a la provincia y mayor debate sobre las características del elegido. Tampoco comulgan con la postulación del candidato a Vice, pero interpretan que puede haber sido una de las cláusulas del acuerdo que permitió birlarle al peronismo su jefe de bloque de Senadores. Con Marcos Peña alejado por un tiempo no establecido de la primera línea habrá que ver ahora cómo el futuro ex presidente pretende continuar con una conducción siempre muy personal cuando el resto de la dirigencia reclama formas y estilos mas colegiados y de mayor participación. 

  La invocación de ayer de María Eugenia Vidal no fue al azar. Pidió reconocer el rol clave en el nacimiento de Cambiemos de dos socios fundadores: Ernesto Sánz y Elisa Carrió. El primero fue marginado desde el vamos de la mesa principal de decisiones y Carrió convivió con serias desavenencias. La futura conducción -es el mensaje- debe ser mas plural e integradora. La gobernadora tiene diferencias históricas con Emiio Monzó pero su planteo en este caso es muy parecido: el Presidente de la Cámara de Diputados le pidió "que no se pinte de amarillo"   Las diferencias de Vidal no son nuevas. Hace rato responsabiliza al Gobierno nacional de haber impedido el adelanto de las elecciones en la provincia y dejarla inerme en materia económica en su disputa contra Kicillof.

  Lo de Horacio Rodriguez Larreta ha resultado menos explícito pero también es contundente. En la Ciudad piensan que Macri Presidente es un ciclo que pertenece al pasado y se mostraron siempre cómo su contracara. Mucho diálogo con todos, propios y adversarios. Menos le entusiama un posible escenario de conflicto entre Fernández y Macri cuando él debe tratar de mantener el mejor vínculo posible con Nación.

  También está muy claro lo de Emilio Monzó. Se encargó de señalarlo en continuado en los últimos diez dias.Nada de lo que dice no lo dijo antes en privado a muchos periodistas y a los propios interesados. Y atención con el conjunto de diez diputados que le responde. Por ahora aceptan la conducción de Christian Ritondo, pero si no se flexibiliza mucho la jefatura pueden romper en cualquier momento y sería un problema serio para Juntos para el Cambio.

   Con el radicalismo tampoco la relación será sencilla. La designación de Negri en el bloque es un dato tranquilizador para Macri pero Alfredo Cornejo ya tenía un vínculo áspero con él y nada indica que se pueda mejora demasiado. El mendocino ha dicho claramente que "no es momento para liderazgos personalizados"