martes, 29 de septiembre de 2020
   
 
11/11/2019
     
La primera

En el arranque del año parlamentario del próximo gobierno habrá un conjunto de medidas prioritarias que tienen que ver con la deuda externa, temas impositivos y la política energética. Junto a estos proyectos hay otro clave y es la tarjeta alimentaria. Su implementación avanza de manera acelerada. Funcionamiento y beneficiarias.

   Quienes ya trabajaron con Néstor Kirchner indican que el estilo  de Alberto Fernández tiene muchas similitudes. Control radial de cada tema y mucha insistencia para una pronta instrumentación.  Es el caso de quienes están abocados desde el 12 de agosto al proyecto ya anunciado sobre cómo combatir el hambre en la Argentina "Empezamos muy poco después de las PASO. Creo que en parte explica el resultado del 27 de octubre. Estamos en función de la futura gestión desde aquél momento y eso no fue bueno para la campaña. La herramienta principal que vamos a anunciar es una tarjeta alimentaria destinada a madres en situación de vulnerabilidad económica. El universo que tenemos hoy comprende 2.400.000 mujeres con un promedio de 1,8 hijo-a cada una. La titular es la mamá, lo que significa otro modo de empoderamiento familiar y funcionará cómo una tarjeta de débito. El monto es parte de lo que estamos reservando para el anuncio oficial pero representará un alivio considerable en la economía familiar. La tarjeta habilitará a la portadora a comprar alimentos frescos,secos, carne, leche y harinas en el lugar que considere apropiado. Pueden ser supermercados de gran superficie, chicos o ferias municipales. No hay hasta aquí en la implementación de la tarjeta alimentaria ningún costo nuevo para el Estado. Su aplicación y puesta en marcha se concreta con la reasignación de partidas ya presupuestadas"

   La renegociación con el FMI, el calendario casi imposible de vencimientos en dólares y pesos en los primeros seis meses del año que viene y el complejo panorama político en el continente ocupan mayor espacio en los medios, pero la  cuestión social sigue siendo prioridad en la gestión que viene. Ya Roberto Lavagna planteó la emergencia alimentaria y luego vinieron los anuncios de Alberto Fernández en la Facultad de Agronomía en los primeros dias de este mes. Por su parte, dirigentes sociales cómo Juan Grabois o el "Chino" Navarro insisten de manera cotidiana con el tema cómo cuestión central de la agenda. La idea de quienes trabajan en la implementación de la tarjeta alimentaria es llegar de la manera mas rápida posible a sectores muy castigados  donde ni siquiera se podría percibir alguna mejora en caso de lograr entibiar la economía.  La urgencia se vincula no sólo con el cumplimiento de promesas de campaña sino con datos oficiales que muestran miles de casos de chicos de muy corta edad -menos de tres años- con talla baja y principio de obesidad por una dieta diaria insuficiente y con exceso de harinas.



c