lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
28/10/2019
     
Congreso Futuro

Ni escribanía ni territorio imposible. La conformación que viene tras la votación de ayer es la siguiente: Diputados JPC 119, FDT 112, Consenso Federal 6, Otros 20. En Senadores FDT 39, JPC 29, otros 4. Puede haber modificaciones. Márgenes de manejo. Necesidad de acuerdos para leyes clave y designaciones largamente postergadas.

    El futuro oficialismo de Alberto Fernández tal vez esperaba dos o tres legisladores más en el recuento final. Posiblemente quedaron en el camino por la muy buena elección de Rodriguez Larreta en la ciudad y la notoria recuperación de Macri en la zona centro de Entre Rios, Santa Fe y Córdoba. Más allá del detalle, lo que viene tiene datos positivos y también límites muy concretos para el Frente de Todos.  

   No será primera minoría en Diputados y deberá recurrir siempre a negociaciones con representantes provinciales o el propio Cambiemos para avanzar con proyecto oficiales. El bloque santiagueño puede ser un buen atajo para evitar eventuales ausencias de consenso con la oposición mayoritaria. El pack amarillo es a priori de 119 representantes. Buen número, pero a diez de la mayoría propia para intentar sesionar por las suyas.

  Mientras en el Frente de Todos  nada indica que Agustín Rossi deje de ser su jefe de bloque, las cosas están mucho menos claras en Juntos por el Cambio. Mario Raúl Negri fue reelecto en Córdoba y pretende continuar cómo el jefe del interbloque conformado con el PRO y la Coalición Civica. Alfredo Cornejo empero tiene aspiraciones similares y la cuestión está  lejos de resolverse. Christian Ritondo tenía destino de Presidente de la Cámara si ganaba el oficialismo y ese lugar es hoy para Sergio Massa, pero siempre el primer diputado del principal distrito del país tiene ambiciones de peso. 

   Un tema central a resolver en la futura oposición es determinar cuál será su estrategia parlamentaria. Una es la de legisladores con compromisos ejecutivos en sus distritos (Capital, Mendoza, Jujuy, Corrientes) que  evitan choques frontales con Nación y otros mas militantes de la confrontación permanente. Elisa Carrió pidió en su propio Gobierno el Juicio Político del ministro Garavano y del ex titular de la Corte Ricardo Lorenzetti. Si el estilo se mantiene, no será sencilla la unidad parlamentaria de Cambiemos. 

  En el Senado el FDT tendrá 39 representantes, JPC 29 y  4 en nombre de partidos provinciales. Varios datos singulares en la Cámara Alta. Será presidida por Cristina Fernández de Kirchner en un rol absolutamente distinto al que se le conoce. Solo hace uso de la palabra para habilitar al Senador o senadora que expone, nada más. Condicionante de mucho peso para quién tuvo siempre un altísisimo protagonismo, cómo opositora o oficialista. Tampoco estará Miguel Pichetto, conductor de su bloque por  más de tres lustros. El número del peronismo es importante pero lejos de los dos tercios (48) que lo habilitaría per se para designaciones fundamentales y pendientes cómo el Procurador General de la Nación, el Defensor del Pueblo de la Nación y las autoridades del Banco Central. En ninguno de estos temas pudo avanzar Cambiemos en cuatro años. En parte por condicionantes numéricos pero también por una inexplicable falta de comunición entre el Ejecutivo y sus representantes parlamentarios principales (Emilio Monzó y Federico Pinedo) Tareas pendientes impostergables para la nueva gestión donde Alberto Fernández deberá buscar puntos de encuentro con los Gobernadores (siempre muy cerca suyo en los discursos de campaña) y la opinión política decisiva de la ex presidenta.

  En su discurso de anoche el presidente electo dio un indicio claro de lo que puede venir en materia de búsqueda de consensos parlamentarios. Dijo que "este el Frente con Todos, no de Todos". En sus tiempos de Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner era el principal animador de la estrategia de sumar no peronistas al Gobierno y así supieron de un tiempo al calor del oficialismo Martha Oyhanarte, Graciela Ocaña, Borocotó, Julio Cobos, "Pechi" Quiroga o Alfredo Cornejo. El camino puede volver a reiterarse en el intento por ampliar mayorías parlamentarias.