lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
21/10/2019
     
Sensación térmica

El acto masivo del sábado y el debate de ayer entibiaron el mundo oficial antes de las elecciones del domingo. Alcanza para cambiar el resultado de las PASO? Los encuestadores dicen que no modifica el escenario concluyente del 11 de agosto pero no puedan descartar alguna leve mejora de último momento. La crisis social y laboral y la ausencia del Gobierno en el Conurbano siguen definiendo la elección.

 Mauricio Macri se manejó siempre muy cómodo con las metáforas futboleras. Cuenta  Matias Lammens que allá por mayo del 2016 tuvieron una reunión y  le dijo "Manejar Boca fue más difícil que ser Presidente". Otro momento histórico, claro. Faltaba chocar contra la inflación y la pobreza. Habrá que ver si sigue sosteniendo ahora la misma opinión.  En el mismo sentido, sabe que está perdiendo tres a cero pero pelea y sueña con el empate. Elogioso. A contramano del escepticismo de muchos propios y el abandono de varios que aplaudían todo. 

  Sin embargo,  ya  lo dijo "Manu" Ginóbili : "Sólo con voluntad no alcanza, para ganar primero hay que jugar bien" En este sentido Macri candidato tiene problemas insolubles a esta altura de la campaña:

     a) Territoriales: La provincia de Buenos Aires representa el 40 % del padrón y salvo Junín y alguna otra ciudad del interior fue prolijamente evitada en el voluntarioso recorrido del "Si se puede".  El padrón electoral del conurbano es de diez millones de votantes y la imagen de Macri está por debajo del 30 % desde hace mucho tiempo. Por eso elige no recorrerlo, pero cualquier intento presidencial sin algún ancla sólidas que cruce desde Avellaneda a La Matanza, o de San Martín a Quilmes se parece una utopía.

   b) El refractario voto popular a Cambiemos no sólo se registra en el Gran Buenos Aires. Pasa lo mismo en el Gran Rosario (la convocatoria del sábado fue muy magra) y en el conubano cordobés. Allí volverá Macri esta semana y su victoria está descartada, pero la diferencia con Fernández puede ser de menos de un dígito y hace cuatro años le sacó casi 40 puntos de ventaja a Scioli. Esa diferencia hoy es inimaginable. 

   La economía tampoco se modifica mas allá de un acto masivo cómo el del Obelisco. Los industriales textiles señalaron la semana pasada que se perdieron en cuatro años 25.000 puestos de trabajo; los metalúrgicos elevan esa cifra a 50.000. Hoy se informó de 250 despidos en una planta yerbatera de Posadas. Con una inflación en setiembre de 5,9 y con una pobreza cercana al 40 % en diciembre cualquier campaña parece
imposible, pero Macri ha dado pelea y contagió a los propios, que no es poco. Los consultores (Hugo Haime, Gustavo Córdoba y varios más) indican sin embargo que el resultado no es modificable, que mas allá de algunos puntos positivos bien hilvanados en el debate de anoche, la realidad dura prima sobre la voluntad.