lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
30/09/2019
     
Oxígeno

Victoria muy cómoda por quince puntos de la UCR en Mendoza. Rol secundario para Cambiemos y el Presidente. Concentración de Barrancas de Belgrano: agenda propia y retemplar ánimos. Contracara: la pobreza sigue creciendo y las encuestas nacionales de la semana pasada marcan mayor diferencia entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio.

   El costo de una derrota oficialista en Mendoza o una victoria muy ajustada hubiese sido terminal. La adversaria de Rodolfo Suárez (actual intendente de la capital provincial, 56 años, maratonista y nieto de dirigentes radicales y peronistas por parte de padre y madre) fue Anabel Fernández Sagasti. Tiene 35 años, fue fundadora de La Cámpora en la provincia y es muy cercana a Cristina Fernández de Kirchner, que la distingue cómo una abogada muy eficiente.  La primera sorpresa grande fue en las PASO, donde por muy poco le ganó a representantes mas clásicos del peronismo mendocino, agrupados en una tradicional liga de intendentes. En una provincia de gobernadores siempre moderados ( Bordón, Lafalla, Gabrielli, Iglesias, Cornejo) la victoria de Suárez resulta previsible pero no la diferencia: Siempre ha habido una distancia de siete u ocho puntos entre el ganador y el segundo y está vez fue de quince. 

   "Este es un triunfo radical, permitan que lo festejemos cómo tal" dijo anoche Gerardo Morales cuándo le preguntaron si era una victoria de la UCR o de Cambiemos.  Es cierto.  También lo dejó en claro mas tarde el propio Alfredo Cornejo, que luego de cuestionar a Alberto Fernández por hacer campaña en la semana previa con los demás gobernadores del PJ también recordó sus históricas diferencias con Mauricio Macri por el tema tarifas o el adelantamiento de las elecciones.

    La victoria oxigena al Gobierno del Presidente pero implica también un importante respaldo para el actual gobernador, candidato a diputado el próximo 28 y principal cuestionador de muchas políticas del Ejecutivo. Mas aún, ya habría manifestado su predisposición a seguir dentro de Cambiemos con dirigentes cómo Horacio Rodriguez Larreta y María Eugenia Vidal pero marcando límites claros respecto a otros referentes cercanos cómo el Jefe de Gabinete.

  El encuentro de Barrancas de Belgrano también fue importante pero marca la urgencia por encontrar un camino que permita achicar diferencias. Ya quedó atrás la sobrevaloración de las redes, la exclusiva reivindicación de "valores" (con esto no alcanza explicó Pichetto a mediados de semana en Olivos) y  se buscó el contacto directo con  potenciales votantes y el anuncio de eventuales mejoras  en materia económica. Lo mas importante de la experiencia - que continuará básicamente por las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba- es la posibilidad de instalar una agenda propia y pro - positiva. De otro modo, hacía mas de un mes que el gobierno estaba permanentemente a la defensiva. 

  El costado mas duro de la realidad viene de la mano de números concretos: El Indec anuncia esta tarde un nuevo crecimiento de la pobreza (entre el 36 y 37%) y las encuestas, por lo menos hasta la semana pasada, no marcaban ningún acercamiento o posibilidad de ballotage. Shila Vilker, titular de "Tres punto zero" indicó esta mañana que sus últimas mediciones, a nivel nacional, marcaban 18 puntos de diferencia: 52 % para Fernández - Fernández y 34 % para Macri - PIchetto.