miércoles, 20 de noviembre de 2019
   
 
23/09/2019
     
Incomunicados

"Mirá, no hay en el Congreso ningún proyecto de refinanciación de deuda que esté dando vuelta" La respuesta de Lavagna al Presidente Macri ante la solicitud de apresurar su debate parlamentario. De urgencia el proyecto fue enviado a Diputados el jueves a la noche. La falta de diálogo entre el Ejecutivo y el Legislativo fue una constante en los cuatro de años de Cambiemos en el poder.

   El pasado viernes a la mañana Agustín Rossi respondía sorprendido a lo sucedido en la noche del jueves " Me avisaron a última hora que había llegado el proyecto del Ejecutivo para discutir el refinanciamiento de parte de la Deuda. Para mi es una novedad. Nadie nos consultó nada y siempre pensamos que si ingresaba algún proyecto de este tipo lo iba a hacer por el Senado. Desde ya que hay cosas que no compartimos, pero de todos modos veremos los detalles en comisión"

  El domingo, con Lavagna invitado en América, se entendió un poco más la historia. Contó que en la semana -martes o miércoles- lo llamó el Presidente para  pedirle que ayudara al tratamiento de ese proyecto en el Congreso "Yo le dije que no tenía los detalles pero que iba a consultar. Al rato lo llamé y le dije: Mirá, no hay nada dando vuelta porque del Ejecutivo no hay ningún envío" De urgencia -y sin un mínimo diálogo con ningún sector de la oposición- se envió la normativa que ingresó el jueves a última hora.

  En paralelo hay otra historia que empezó a escribirse hace tres semanas y que parecía terminada hasta los hechos del jueves y el domingo. En los primeros dias de setiembre se reunieron representantes del Ejecutivo con autoridades del oficialismo en el Congreso para explorar el posible envió del reperfilamiento al Congreso. Después del encuentro se intentó conocer el punto de vista de la oposición y el resultado conseguido no fue el mejor. Desde Senadores y Diputados el peronismo - en sus distintas variantes - señaló: "No pasaron por el Congreso al momento de tomar la deuda y quieren venir ahora que hay que refinanciarla. Sigan con los decretos"

  Más aún. Se contó en ese momento que los propios representates del oficialismo le habrían señalado al Ministro de Hacienda que no consideraban la mejor idea posible discutir en el Congreso  -en plena campaña electoral- el posible refinanciamiento de la deuda. A partir de allí, durante casi dos semanas, el tema estaba terminado hasta que habló Roberto Lavagna. Que el Presidente llame a un candidato opositor para pedirle que colabore con el tratamiento de un proyecto que ni siquiera tiene estado parlamentario es muy llamativo pero no novedoso en el estilo de gestión de Cambiemos.

  El Presidente y Marcos Peña hace meses que no hablan con el Presidente de la Cámara de Diputados, desplazado de cualquier candidatura en octubre. Lo mismo ocurrió con Nicolás Massot, titular del bloque PRO o con Federico Pinedo en el Senado. El Ejecutivo no dialoga con los propios y menos con la oposición. El episodio Lavagna no es un hecho aíslado.








Mauricio Macri y Marcos Peña no hablan hace meses con el Presidente de la Cámara de Diputados y el titular del bloque PRO  -Nicolás Massot.- tuvo que buscar refugio en una oportuna beca en Londres. No hay diálogo con los propios y menos con la oposición