lunes, 11 de noviembre de 2019
   
 
04/09/2019
     
Emergencia

La Iglesia, Roberto Lavagna, intendentes del conurbano y movimientos sociales reclaman la urgente declaración de la emergencia alimentaria. El PJ dice en el Congreso que la norma no es necesaria porque fue sancionada hace dos años y el gobierno sospecha en público y privado de un reclamo que define cómo una estrategia de campaña en el marco de las próximas elecciones. En el medio, números no desmentidos por ninguna de las partes: la asistencia por alumno en las escuelas bonaereneses es de $27, lo que vale la mitad de un alfajor o media botella de agua.

   La Argentina, dolorosamente, tiene una experiencia concreta en momentos similares al actual y recurrió a estrategias que supieron paliar las consecuencias más urgentes: El PAN (Programa alimentario nacional) de Raúl Alfonsín en los primeros tramos de su gobierno, las manzaneras de Duhalde en los 90 o la masificación de planes tras la crisis del 2001. 

  El reclamo de medidas urgentes corre por cuenta de un abanico muy amplio. Es razonable suponer que hay en Roberto Lavagna una mirada electoralista cuándo plantea la cuestión por dos veces consecutivas en quince días? El ex ministro de Economía agradece los apoyos que recibe pero supone cómo irreversible el resultado de las PASO. Tiene la Iglesia una mirada partidaria cuándo pide lo mismo? El Gobierno no evalúa a todo el Episcopado de la misma forma pero todavía recuerda a Monseñor Lugones señalando el año pasado que la Gobernadora carecía de la "necesaria sensibilidad social" que el momento requería.  Los intendentes y movimientos sociales, pretenden complicar todavía más la gestión de Vidal o apenas están mas cerca del conflicto y sólo buscan un poco de agua para mitigar el fuego de necesidades muy urgentes?


   Los caminos para instrumentar "soluciones ya" no son tan complejos. Mucho menos que lidiar contra el alza del dólar, la fuga de reservas o una inflación anual estimada ahora en un 55 %. Un camino es la reasignación de partidas de manera directa a las escuelas y multiplicar por cinco o más los $27 pesos que hoy recibe cada chico en una escuela de la provincia.  Hay recursos para eso? María Eigenia Vidal terminó muy mal con Dujovne por la quita de fondos padecida en La Plata y la reducción del IVA agrava el concepto de lo recibido en concepto de coparticipación. Por supuesto que con Lacunza la relación es otra, pero las urgencias alimentarias de esta mañana tienen poco que ver con los tiempos de la administración pública.

  El otro camino es más directo y menos entendible que todavía no se haya puesto en marcha. También el que mas resistencia genera en el Gobierno. Provincia y Nación tienen suficiente experiencia y logística para garantizar de inmediato la asistencia directa con leche, arroz, harinas, verduras y frutas a las escuelas y comedores populares de las zonas mas castigadas del conurbano.  Por qué no se hace? Según los reclamantes de la emergencia es lo mas contundente y práctico para evitar males mayores.  El oficialismo  promete un pronto mejoramiento de las partidas y sostiene (reconociendo el daño de la inflación) que la cobertura de la AUH significa un elemento de contención distinto y más eficaz que diferencia este momento de circunstancias anteriores.

  En su resistencia hay además otro elemento clave. El Gobierno ha tenido ya que absorber el durísimo costo de aceptar el "reperfilamiento" de la deuda y los límites a la compraventa de dólares. Trata entonces, por ahora y con riesgos, de escapar a la imagen menos deseada: la asistencia desde el Estado a los más afectados por una política económica en tumultosa retirada.

  Mientras tanto María Esperanza Casullo, politóloga, dijo esta mañana en las redes sociales: ""Le tienen que meter fuerte con la emergencia social, sobre todo alimentaria. Mucho leo sobre la volatilidad de las variables macroeconómicas pero recordemos la volatilidad social"












populares en barrios y escuelas