martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
02/09/2019
     
No fue la economía

"Lacunza debería haber llegado antes" Cuestionamientos tardíos a Dujovne. "Lo peor es encerrarse" (Juan Luis Bour) Talibanes del optimismo. Señales desestimadas. Alerta social.

  Maneja siempre un tono muy prudente, escucha y es respetado por todos. Es verdad que Hernán Lacunza debería haber llegado antes, pero el pequeño debate sobre su arribo tardío no puede ocultar lo escencial. El problema principal hoy es económico y social,  la responsabilidad política del Presidente. Fue su decisión  comenzar la gestión con muchos apellidos (Prat Gay, Aranguren, Sturzenegger, Pancho Cabrera, Buryaile)y ninguna estrategia de conducción unificada. Suya la opción de incorporar a Dujovne un año después con la promesa de reducir el déficit fiscal cuando lo que se reclamaba era experiencia y volumen político para manejar el Ministerio mas caliente del país. 

  Lo que pasó a nivel económico es el espejo de lo sucedido a nivel político. Cambiemos ganó las elecciones de hace cuatro años por apenas dos puntos y parecía haberlo hecho por 30. Cuál era el modelo de país imaginado para casi la mitad de la sociedad que en el último ballotage se inclinó por Scioli?  El peronismo atravesaba un momento de confusión y debate pos derrota y el único mensaje oficial fue tramitar en la Justicia todas las causas posibles contra Cristina Fernández de Kirchner. La primera decisión en el Congreso, donde no tenía mayoría, fue el intento de nombrar por decreto dos jueces en la Corte (Rosatti y Rosenkrantz) forzando el primer choque con Miguel Pichetto. El acercamiento a Sergio Massa duró seis meses. Luego se intentó habilitar el blanqueo de familiares (conseguido en la reglamentación de la ley) y el rechazo del Frente Renovador marcó el comienzo del fin: "Macri supone que todos son empleados suyos" dijo el fin de semana el hoy primer candidato a diputado del Frente de Todos en la Provincia de Buenos Aires".

  Puertas adentro fue igual. Ernesto Sánz , clave en la conformación de Cambiemos, dialogaba con todos (empresarios, opositores) y jamás quiso incorporarse a un Gobierno donde no había espacio para miradas diferentes u opiniones distintas. Lo de Emilio Monzó es un caso único en la historia politica desde el 83 hasta acá. Nunca hubo un Presidente de la Cámara de Diputados ignorado por la propia Casa de Gobierno. El Congreso es una herramienta escencial del Ejecutivo, con o sin mayorías propias. En el primer caso para impulsar leyes y proyectos, en el segundo para acordar con la oposición determinadas cuestiones indispensables de ser tratadas. Con él casi no había diálogo, se encargaron de decir que a fin de año viajaba a España en reemplazo de Ramón Puerta, y no lo ubicaron en la lista de quienes renuevan mandato este año.

   La falta de conducción política del Presidente generó siempre malestar e incomodidad en una  UCR  marginada de las decisiones y habilitó un rol mediático de Elisa Carrió que no resulta sencillo de explicar. En estos años supo pedir el juicio político del Ministro de Justicia Garavano o el de Ricardo Lorenzetti, decisiones que nunca compartió Macri,  tratar de "hijo de puta" a Nicolás Massot, titular del interbloque de Cambiemos en Diputados o de "teñido" a Durán Barba y echarlo de una reunión en la complicada noche de la derrota del 11 de agosto.

  Juan Luis Bour, economista de FIEL, aventuró una respuesta tratando de entender las sucesivas crisis de diferentes gobiernos en los ultimos 30 años y dijo "Creo que el mayor problema es el encierro. Hablás siempre con los mismos, te cuesta entender el afuera y la comprensión de los problemas, de ese modo, se dificulta mucho"

  Macri en estos años habló con muy pocos y  la rotación fue nula. Algunos incluso han regresado a la mesa del poder.  "Que hace otra vez "Pancho" Cabrera sentado al lado suyo?  Fue el peor ministro que tuvimos. Nos vivió vendiendo lluvia de inversiones y jamás atendió a una empresa con problemas ?" (Diputados nacional de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires. PRO puro y muy leal a Macri, pero cansado)

   La última semana Horacio Rodriguez Larreta y María Eugenia Vidal, con mucho esfuerzo y en defensa propia, lograron modificar algunas decisiones e impulsar otras. El sentido común siempre viene bien, pero el responsable mayor no es Nicolás Dujovne.