lunes, 11 de noviembre de 2019
   
 
20/08/2019
     
¿Cuál estrategia?

En materia económica el Presidente fue muy claro e instruyó a Hernán Lacunza a buscar "puentes y soluciones con todos los sectores". Luego volvió a hablar con Alberto Fernández. Políticamente en cambio la vocera exclusiva del Gobierno parece ser Elisa Carrió. Ahora enojada con el periodismo y antes diciendo que "la van a sacar muerta de Olivos". En el medio el ruidoso silencio de la UCR y otros sectores del Ejecutivo. Coinciden todos con su mensaje? Durán Barba lejos, Marcos Peña acotado: coinciden con ella Rodriguez Larreta y Vidal?

  "El momento económico requiere de una etapa de acercamiento entre las partes y las próximas elecciones determinan un escenario político inevitable de confrontación. No es sencillo armonizar ambas situaciones y encontar un punto medio" Gustavo Marangoni.
  
   El camino histórico elegido por Macri ha estado siempre en las antípodas de lo que significa Carrió en términos políticos. Se juntaron hace cuatro años porque la unidad era indispensable para ganarle a Scioli y Zaninni pero nunca hablaron el mismo idioma. Hasta el domingo pasado el dueño de los tiempos era el Presidente y la estrategia principal establecida por Peña y Durán Barba. Ella era el disenso aceptado, de mala gana pero necesario para construir un espacio ganador.

  La noche del 11 de agosto comenzó otra historia. Carrió responsabilizó al  ecuatoriano por la derrota y en soledad se adueñó del escenario para anunciar que iba a ser vanguardia de la pelea hasta el próximo 27 de octubre y  "el ballotage de noviembre se gana o se gana porqué es República o autoritarismo" De la no confrontación y los tonos medidos, de la despolitización cómo contrapartida al discurso militante del peronismo a un discurso de pelea y grieta. Macri comparte todo?  Macri está en problemas. Siempre estuvo mas cómodo con consultores que con políticos clásicos. Y por decisión propia y en acuerdo con Peña se fueron alejando Ernesto Sánz, Emilio Monzó, Nicolás Massot y acotados otros cómo Federico Pinedo o el propio Rogelio Frigerio. Otros radicales cómo Mario Negri, Gerardo Morales o Alfredo Cornejo nunca superaron el estadío de consultas ocasionales y eternas promesas de mayor participación.

   Este es el problema. Hoy la opción no es elegir entre Peña y Durán Barba o miradas políticas donde nunca estuvo cómodo. Hoy con el marketing electoral no alcanza, las soluciones pasan por acuerdos o diálogos entre oficialismo y oposición cómo en cualquier sistema demócratico y sus posibles intérpretes ya no están. Carrió no es una consultora, pero su historia no ofrece el mejor background para este momento. Creció disruptiva y rompiendo. Denunciando y confrontando. Es sostenible su discurso cuando a la par se dialoga por segunda vez en cinco dias con el ganador de las PASO y se le pide a Hernán Lacunza construir "todos los acuerdos y puentes necesarios"?