lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
05/08/2019
     
Sobre llovido

El anuncio de la devaluación china llega para el gobierno en el peor momento. Suma intranquilidad externa a la inquietud propia por el resultado del domingo. Preocupación por lo que viene. Impacto en la campaña. La apuesta a un dólar quieto en riesgo. Hay un lado positivo?

  La semana pasada intendentes del oficialismo en campaña se quejaban de Nicolás Dujovne "ni siquiera nos habilita un paquete con caramelos". Sucedía después de anuncios muy medidos  donde nada se había corrido del muy estricto ajuste acordado con el FMI. Sin embargo,  rápidamente, voceros del Ejecutivo respaldaron al Ministro de Hacienda "No es cierto. El aumento de tarifas se ralentiza y los planes Ahora 12, Procrear y los descuentos para la compra de autos están entibiando el mercado. Además está claro que nada es mejor que mantener el dólar en equilibrio y eso lo estamos sosteniendo. Sin calma cambiaria todo se complica más"

    El objetivo más claro del gobierno en los últimos dos o tres meses de campaña fue evitar hablar de economía y que el dólar no se dispare. Sostuvo la cuestión bien hasta hace dos semanas. Alberto Fernández vió que se estancaba su crecimiento y las tasas de las Leliqs fueron tema de agenda. Es cierto que pronto aparcieron contradicciones serias en el propio equipo del candidato del Frente de Todos, pero también es verdad que obligó al Gobierno a debatir lo que no quería: inflación y pobreza.

  Con la devaluación del yuan esta mañana tampoco llegan noticias tranquilizadoras para el dólar. Las primeras evaluaciones se resumen de este modo:

      --- Según inversores no hay por ahora posibilidad de alivio inmediato a la Guerra comercial entre EEUU y China.

      --- Posible salida de capitales del mercado local y aumento gradual de tasas de Leliq. Refugio de inversores en mercados de países desarrollados.

   En abril pasado el dólar llegó a 46,90 pero luego comenzaron tres meses de calma que fortalecieron las expectativas del gobierno. Hoy las noticias no son buenas. El mercado se recalentó desde principios de agosto por la cercanía de las PASO y ahora con la devaluación china el dólar cotizó 46,54, su valor mas alto en todo este tiempo.
    
   El Vice Jefe de Gabinete Andrés Ibarra indicó que el Gobierno está "preocupado" por la situación, pero con recursos para "capear el temporal". Aceptan también en privado que no había peor momento para la agudización de esta pelea comercial entre China y EEUU y alientan una única mirada positiva sobre el tema: "nosotros hemos diversificado mucho los mercados y quizás pueda haber alguna mejora  en la exportación de carne porcina a China."