miércoles, 16 de octubre de 2019
   
 
24/06/2019
     
Lógica política

Cinco cámporas sobre diez en el lista de diputados en provincia marcó la reapertura de cuestionamientos a CFK sobre su falta de apertura en la conducción del peronismo. Perotti, Bordet, Massa, Moyano y los intendentes del conurbano son parte de la respuesta hacía aquellas críticas.

  Gabriel Katopodis, intendente de San Martín, dijo esta mañana "Uno siempre pretende más, pero nosotros fuimos bien reconocidos en las listas provinciales y no hay quejas ni reclamos". El "Chino" Navarro, del Movimiento Evita, señaló por su parte anoche "En un proceso de unidad hay que saber ceder y los espacios se angostan. Lo que importa es el resultado final"

   La historia, hasta la mañana del sábado, parecía menos ríspida. Durante muchas horas circuló un listado de candidatos en provincia encabezado siempre por Sergio Massa, con Máximo Kirchner en el tercer lugar y una sciolista cómo Silvina Batakis en un lugar destacado. No estaba Wado De Pedro y el detalle resultaba llamativo.

   La nómina final fue otra bastante distinta. Luana Volnovich -experta en temas previsionales y camporista de peso en el Congreso y la agrupación- terminó ubicada en el segundo lugar,  Kirchner hijo bajó al quinto y en los lugares siete, ocho y nuevo aparecieron Wado De Pedro, el "Cuervo" Larroque y otra dirigente de La Cámpora. 

  El kirkchnerismo explica este cuadro final en un marco mas general, no sólo acotado a la provincia de Buenos Aires. Empiezan por Santa Fe: "Sin dudas Omar Perotti era el mejor candidato y el que mas medía, pero sin la firme decisión de unidad de CFK no era gobernador. Si había una lista paralela de Agustín Rossi y La Cámpora, perdía frente a Bonfatti. Cristina ordenó respaldarlo pero es natural y lógico que Perotti ceda en la conformación de las listas. Por eso el primero es Marcos Cleri. Tampoco se armó nada contra Bordet en Entre Rios y por eso  los gobernadores convalidan luego los candidatos nominados por CFK. En provincia de Buenos Aires también la cosa es clara. La intención de voto de ella en el conurbano es muy alta y los intendentes si o si quieren estar en esa lista. Cristina no se metió con ningún jefe  comunal, pero es lógico que haya reciprocidad en el armado de las listas. Los intendentes  manejan de manera unipersonal  su distrito y  la legislatura provincial,  pero el armado de diputados nacionales le corresponde a ella"

   Algún título decía el domingo "El cierre de listas ratificó que Cristina ejerce el poder real en el peronismo". En verdad, es una cuestión que nunca estuvo en duda. Su intención de voto se mantuvo siempre constante en torno a un 40 % y nunca en estos años apareció alguien que siquiera se acercara a la mitad. En esta amplia convergencia con CFK que va de Sergio Massa a Hugo Moyano más que amor hay necesidad. Ellos saben que es la que mejor mide. Ella también tiene muy en claro que sola,  apenas le queda esperar  una nueva derrota. Juntos en cambio, imaginan que pueden mucho mas.