lunes, 23 de septiembre de 2019
   
 
10/06/2019
     
Puntos de vista

Las victoria de Gerardo Morales en Jujuy y de Rodolfo Suárez en las PASO de Mendoza aliviaron otro domingo complicado para el Gobierno nacional con derrotas claras en Entre Ríos, Tucumán y Chubut. Demandas radicales. Casting por la vicepresidencia. La imagen presidencial.

    El estado de situación en Balcarce 50 continúa sin demasiadas modificaciones y con el libreto de siempre. Razonable, de su mano Mauricio Macri viene ganando elecciones en la ciudad y el país desde 2005.  Según su mirada el momento se define del siguiente modo:

     ---- Las victorias oficialistas ,sean peronistas, radicales o de partidos provinciales, resultan totalmente previsibles.

     ---- Todavía no se votó en Santa Fe, Capital y Buenos Aires, lo que significa prácticamente la mitad del país y por lo tanto cualquier evaluación peca de parcial y apresurada.


     -----  De la mano de la estabilidad del dólar,  la figura del Presidente comenzó a recuperarse y sigue siendo la  mejor carta para la segunda vuelta.


   Una observación mas puntual  muestra otros detalles preocupantes para el Gobierno a dos meses de la PASO y sobre el cierre de la inscripción de alianzas:

     ----  Cambiemos perdió hasta aquí tres capitales de provincia (Santa Rosa, Córdoba y Paraná) y pudo sostener San Miguel de Tucumán luego de muchas preocupaciones. Los centros urbanos fueron un capital político clave para Macri hace cuatro años y hoy esa certeza está siendo cuestionada. El domingo -indican las encuestas - puede perder Santa Fe de la Vera Cruz.

    ---- Gerardo Morales ganó por diez puntos en Jujuy pero cayó casi trece respecto a la anterior elección. El PJ fue dividido pero en conjunto sumó  mas que el Gobernador.

    ---- En Tucumán, Jujuy y Chubut, cómo anteriormente en otros distritos,  los representantes de Cambiemos estuvieron forzados a provincializar las campañas debido a la abrupta caída de la imagen presidencial.

    ----  El próximo domingo se vota en Santa Fe, Formosa, San Luis y Tierra del Fuego. En ninguno de los cuatro casos se vislumbra alguna alegría oficial. El primer caso es el mas importante por su peso territorial. Acá el tropezón para el gobierno puede ser grande puesto que las encuestas indican que Cambiemos ha quedado relegado a un cómodo tercer lugar detrás de la pareja pelea entre el Socialismo y el PJ. En las últimas dos ocasiones, de la mano de Miguel Del Sel, el oficialismo nacional estuvo muy cerca de la victoria.

    Mas allá de estas circunstancias, el problema mayor del gobierno en el último mes fue correr siempre por detrás de los hechos:

       ----- Se sorprendió con la fórmula Fernández - Fernández y su claro corrimiento al centro político.

       ----- Con la implosión de Alternativa Federal.

       ----- La clara manifestación de Sergio Massa de trabajar por un frente amplio que derroque a Cambiemos, mas allá de su participación o no dentro de una primaria con el PJ y Unidad Ciudadana.

       La sopresa viene de la mano con la urgencia y la confusión. Nunca terminó por prosperar una colectora con María Eugenia Vidal cómo candidata de dos o mas presidenciables porque podía ser muy riesgoso para las aspiraciones nacionales de Mauricio Macri.  No está resuelto nada en la mesa política que une al PRO, radicales y la Coalición Civica. Hoy mismo dijo Gerardo Morales que " la estrategia duranbarbista puede llevarnos a perder en la primera vuelta".  El mejor ejemplo de este apuro y falta de estrategia clara es la elección del compañero o compañero de fórmula.  Rogelio Frigerio y Emilio Monzó postulan a Ernesto Sanz y el aludido dice que su retiro de la política es "una cuestión de vida". Durán Barba insiste con una mujer para "ablandar" la imagen del Ingeniero. El PRO argumenta razonables cuestiones de lealtad y huye de nombres cómo Alfredo Cornejo o Martín Lousteau. Elisa Carrió mociona a Mario Negri pero si la idea avanza se rompe la UCR de Córdoba. En el medio suenas nombres cómo Pamela Varasay, Lilia Puig o Karina Banfi. Nada por ahora que asegure claridad de ideas, agregado de valor o potenciación electoral.