martes, 18 de junio de 2019
   
 
03/06/2019
     
Oficialismos

El peronismo ganó en San Juan, el acuerdo entre radicales y PJ logró una diferencia histórica en Misiones y en Corrientes, elecciones legislativas, triunfó Cambiemos con la UCR cómo protagonista principal. Por que perdió Uñac 5 puntos? El peso de los aparatos en provincias y nación. Publicidad oficial. Macri frente a Fernández-Fernández, fortalezas y debilidades.

 
  Sergio Uñak era el más mediático de los Gobernadores que ayer peleaban por su futuro en San Juan, Misiones y Corrientes. Nunca escondió sus ambiciones nacionales y fue protagonista en la semana de una voltereta ruidosa. De manifestar en febrero y marzo su preferencia por una eventual candidatura de Roberto Lavagna pasó a encolumnarse cómo la gran mayoría de los mandatarios PJ detrás de Alberto y Cristina Fernández.  Ayer le ganó con comodidad ( 55,8 a 33.8) a Marcelo Orrego. Más de 20 puntos es siempre una victoria muy contundente pero quienes conocen en detalle la política de la provincia indican que al abandonar al  ex ministro de Economía cómo opción nacional resignó entre tres y cuatro puntos. En San Juan, parece, la moderación paga.

   El otro detalle es la situación a futuro del candidato perdedor. Es un dirigente de origen peronista que en algún momento junto a Roberto Basualdo -el senador de mayor patrimonio en la Cámara Alta- se acercó primero a Sergio Massa y luego a Cambiemos. Ese vínculo luego se fue diluyendo y ayer Cambiemos no existió cómo punto de referencia en las elecciones provinciales. Indican además que Orrego hace bastante tiempo retomó sus periódicos contactos con la conducción del Frente Renovador. 

   En Misiones puede llamar un poco la atención la diferencia en el resultado final pero tampoco hay sorpresas significativas.  Carlos Rovira es el responsable de un muy prolijo armado  que incluye la singular convivencia entre peronistas y radicales donde cambian los Gobernadores pero el control del poder no se modifica. Hace doce años la sorpresiva aparición de Monseñor Piña impidió la re-reelección de Rovira pero desde ese momento se encadenaron los mandatos de Maurice Clos, Hugo Pasalacqua y ahora Herrera Ahuad. El control político de la provincia por parte de este espacio hoy no tiene fisuras. 

   En Corrientes alumbró en las elecciones legislativas la primera victoria del oficialismo nacional en doce largos y sufridos episodios . El Gobernador Valdés alcanzo casi el 60 % de los votos en comicios donde se elegían diputados y senadores provinciales. El triunfo significa un respiro y un dato tranquilizador.  También cómo en los casos anteriores, ratifica el peso decisivo de los aparatos controlados por los oficialismos. La traducción de "aparato" es recursos económicos, posibilidad de asistencialismo y abrumador despliegue publicitario. Pasó en Corrientes, pero sucedió lo mismo en San Juan, Misiones y en Córdoba hace tres semanas. La gestión Valdés superó así datos macroeconómicos complicados cómo el crecimiento de la pobreza y el desempleo, según el Indec, en los último s dos años.

  Después de estos resultados y con la perspectiva de lo que viene en una y dos semanas, desde donde se miden las expectativas nacionales de Mauricio Macri y la oposición?  Si el análisis es desde el resultado puro,  el marco para el Gobierno nacional es muy complejo. Perdió once elecciones y apenas ganó la legislativa de Corrientes.  Desde la derrota en La Pampa está claro que la figura presidencial resta y no suma. La marca Cambiemos no aparece en ningún escenario provincial.

  Sin embargo también corresponde el otro análisis. Si en cualquier caso ganan los oficialismos, por que no esperar comportamientos similares en Capital y Provincia de Buenos Aires, que en conjunto representan casi el 50 % del padrón nacional? Es cierto que son realidades distintas. Vidal tiene una situación mas compleja cómo consecuencia de los costos sociales de la política económica,  pero está claro que jamás se puede minimizar lo que representa el control de los recursos y del aparato publicitario. 

  Raúl Timerman, consultor político, definió ayer la situación de una forma original:  "Cambiemos la tiene muy difícil pero no imposible. Los Fernández la tienen posible pero nada fácil."