miércoles, 16 de octubre de 2019
   
 
29/04/2019
     
Schiaretti

En menos de dos semanas se vota en la provincia de Córdoba y el gran candidato, ante la división radical, es el gobernador Juan Schiaretti. Luego de ese momento vendrá una muy fuerte presión del peronismo federal para impulsarlo cómo candidato presidencial. El amesetamiento de Lavagna apresura una movida hasta aquí rechazada de plano por el propio protagonista: "El pueblo cordobés jamás me habilitaría una jugada de ese tipo"

   Los mismos protagonistas políticos y mediáticos que hace poco imaginaban a Roberto Lavagna cómo el mejor candidato posible para terciar en la disputa entre Mauricio Macri y CFK  hoy buscan con ansiedad algún otro apellido mas convocante.  En la decisión intervienen las encuestas - al ex Ministro de Economía le cuesta mucho superar el umbral de los 11-12 puntos- su resistencia hasta aquí a participar de una primaria que otros actores continúan reclamando  y cierto modo de trabajo poco participativo que incomoda a quienes eran hasta hace poco sus principales propulsores,

   Insistir ahora con otro apellido cuando faltan menos de dos meses para la inscripción de listas puede parecer cómo otra improvisación, pero los integrantes del novedosos club de fans de Schiaretti candidato recuerdan un momento histórico similar: "Hagamos memoria. En el 2002 Duhalde probó con Reutemann y De la Sota y no funcionó. Kirchner apareció bien sobre la hora". En respaldo de su idea argumentan lo siguiente:

                                                                  a) La elección del próximo 12 de mayo será contundente en su favor y lo posicionará a nivel nacional

                                                                   b) Es por lejos el dirigente de más peso de Alternativa Federal y define con tranquilidad cualquier PASO posible.

                                                                   c) Mas allá de su propio espacio tiene una relación impecable con otros gobernadores peronistas cómo Gustavo Bordet y Domingo Peppo. 

                                                                    d) Ya ha ensayado en su provincia acercamientos con otros sectores ajenos al peronismo cómo Margarita Stolbizer y el socialismo santafesino.

   Todos los argumentos son válidos y la opción puede crecer mucho a partir del próximo 13 de mayo. Habría - empero - un inconveniente no menor. Juan Schiaretti está compitiendo por tercera vez cómo candidato a Gobernador y por ahora considera inimaginable abandonar  esa responsabilidad para disputar la presidencia de la Nación. El y José Manuel De la Sota impulsaron el "cordobesismo". Ambos de origen peronista confrontaron mucho con Néstor y Cristina Kirchner y en estos largos años germinó está mirada donde los intereses de la provincia están por encima de las divisiones partidarias. Ambos cabalgaron sobre la grieta. El problema en Córdoba no es la división radical - peronista sino los intereses de Buenos Aires y el agobio fiscal a la provincia. Puede él, cómo abanderado de esta larga pelea, anunciar en algún momento su renuncia a la Gobernación para ir por la carrera presidencial? Poder puede, pero le preocupa en grado sumo la reacción de una sociedad particularmente sensible a este tipo de decisiones.