domingo, 17 de noviembre de 2019
   
 
07/03/2019
     
¿Divorcio?

El lunes la Mesa Nacional de Cambiemos se reune para definir la situación de Córdoba. En Buenos Aires indican que todavía apuestan a una solución consensuada entre Mestre y Negri. En la provincia el escepticismo es mayor: la única salida sería hoy la muy improbable "rendición incondicional" de alguna de las partes.

  El enérgico reclamo radical del lunes en Corrientes por rebaja de tarifas y baja de tasas parece una demanda secundaria, mas allá del rechazo del Gobierno "por populista",  la rápida negativa desde España de Gabriela Michetti y la reiteración hoy del Gobernador Valdés: "Le pedimos al Gobierno un respiro para la gente" La cuestión principal es Córdoba y el alerta amarillo por una posible ruptura de Cambiemos en la provincia.

   Francisco Quintana, secretario general del PRO, se manifestó confiado esta mañana en encontrar una salida negociada y en términos similares se expresó Humberto Schiavonni, titular del partido. Tal vez junto a Marcos Peña tengan alguna fórmula novedosa que conforme a las partes, pero la mirada desde la provincia es mucho menos positiva.

   El primer obstáculo es el poco tiempo. La fecha fijada de elecciones es el próximo 17 de marzo, quedan muy pocos dias hábiles y todas las medidas de la Junta Electoral deben tomarse por consenso pleno, cuestión hoy imposible de implementar.  Mario Negri indicó que será candidato pero no se someterá a ninguna interna donde "no hay suficientes garantías de transparencia"

   Ramón Mestre por su parte se resistió siempre a declinar su candidatura en función de cualquier encuesta previa y tiene el respaldo de gran parte de la dirigencia partidaria de la provincia. Anudó acuerdos con el yerno de Oscar Aguad y Jorge Sappia, presidente de la Convención Naciónal se manifestó en favor suyo. Los puentes del sector con el Gobierno nacional están interrumpidos desde hace rato y públicamente expresan que en la elección de la provincia "el candidato de Macri es Schiaretti"

  Marcos Peña nunca pudo hasta acá armonizar los intereses diversos de Mestre y Negri y la falta de acuerdos apresura una interna que el Gobierno rechaza por dos motivos: Porque podría volver a perder el PRO cómo en La Pampa ( el segundo de Negri es la "Coneja" Baldassi) y porque nadie garantiza  que la discusión final del resultado no termine en un escándalo provincial que afecte a Cambiemos y el Gobierno.

   En Córdoba ninguno de los sectores estima cómo posible alguna conciliación. Tiene a cambio el Gobierno alguna estrategia de último momento? Mientras tanto, cómodo, Schiaretti  observa la inesperada dispersión opositora.