domingo, 17 de noviembre de 2019
   
 
20/02/2019
     
Cuatro nudos

Presente complejo para el Gobierno en el año electoral. Economía sin paz, arremetida de la UCR y temor a la reiteración del efecto La Pampa. Malestar con Lousteau. Otra vez la temida unidad opositora en el Congreso. Corte Suprema en contra: falta de estrategias y política para fortalecer a Rosenkranz

    Tal vez la sorpresa mayor devino de la multiembestida radical reclamando mayor espacio y protagonismo. Lo otro (Fallo en contra de los Supremos, alza del dólar y pronósticos idem para inflación de febrero más unidad opositora en el Congreso) son lunares negros que el Gobierno ya ve crecer desde el año pasado. 

    La única voz en favor de la armonía corrió  esta mañana por cuenta de Luis Petri: "los problemas deben resolverse en un marco de diálogo, cómo siempre sucedió en Cambiemos. En lo personal tengo que decir que no estoy de acuerdo con una candidatura que apueste a competir contra el Presidente, por el contrario debemos fortalecer su figura".  El mendocino es uno de los pocos radicales con línea directa con Marcos Peña y está claro que sus declaraciones reflejan más la opinión de la Jefatura de Gabinete que del propio partido.

   En el otro lado las solicitudes se multiplicaron. Martín Lousteu pidió competir desde el seno de la propia comitiva presidencial, en gira por la India y Vietnam. El pampeano Kroneberger, tras derrotar a Mac Allister el domingo había expresado lo mismo. El más enfático de todos fue el veterano cordobés Jorge Sappia, presidente de la Convención Nacional: "Macri no puede ser el candidato del partido" y ayer se sumó Federico Storani, crítico de la conducción partidaria también reclamando primarias. Para incordio PRO estas demandas no comenzaron ayer. Lo había expresado hace rato, cómo deseo, el propio Alfredo Cornejo.

  En términos prácticos la alternativa de una primaria Macri - Lousteau tiene posibilidad cero. Razonablemente el equipo presidencial escapa cómo a la peste de cualquier escenario sorpresivo que complique la decisiva pelea presidencial de octubre. De todos modos, el reclamo y la demanda de los principales socios del Gobierno tiene un nivel desconocido hasta aqui. Es un mix de insatisfacción por el apocado rol desempañado en tres años y medio y el nulo resultado de políticas económicas sobre las cuáles nunca fueron consultados.

   Los otros items son menos novedosos pero también complicados. El fallo de la Bicameral sobre la legalidad o no del DNU sobre extinción de dominio refleja la histórica falta de políticas concretas para establecer acuerdos con la oposición. Acuerdos indispensables cuando no se tiene mayoría en ninguna de las dos Cámaras.

  Lo económico es lo mas previsble pero no por ello menos preocupante. La buena pelea contra la disparada del dólar tropieza con una inflación indomable y definiciones de pesos pesado cómo Carlos Melconian y Martín Redrado que generan incertidumbre: El primero habló del plan "Picapiedras" y el segundo del "Operativo llegar":  "Lo bueno es que el Gobierno no se va a ahogar antes de diciembre, pero el único plan es aferrarse a una tabla y alcanzar la orilla. Después del 10 de diciembre se verá"

   El fallo de la Corte a favor de San Luis -eventualmente también de Santa Fe- implica un nuevo problema mayor para el intento de déficit cero y mas debates internos sobre la decisión política de impulsar a Carlos Rosenkranz cómo presidente por encima de Lorenzetti. Quién convalidó la estrategia? Rodriguez Simon? Más allá del detalle los resultados para el Gobierno son preocupantes. La posición oficial pierde reiteradamente tres a dos y nada indica que ese esquema se modifique en el corto o mediano plazo. Situación que no debió atravesar el propio Macri en sus dos primeros años de mandato y  mucho menos otros Presidentes desde el 83 hasta acá.