lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
06/02/2019
     
Opción Lavagna

Tiene el respaldo de sectores peronistas, independientes y hasta del socialismo santafesino. También de los principales grupos empresarios y mediáticos que lo ven cómo el único capaz de atravesar la grieta Macri - CFK. Las encuestas dicen que en una eventual segunda vuelta le puede ganar a ambos. Pero pretende ser un candidato de consenso y rechaza cualquier tipo de interna, lo que complejiza todo tipo de construcción a futuro. Los tiempos no son eternos. El silencio ayuda. Se puede intentar el milagro frente a la maquinaria electoral de Cambiemos o el PJ?

 La historia la cuenta Diego Valenzuela, hoy intendente de 3 de Febrero: "En campaña visitábamos muchos domicilios y convencer a la gente de la necesidad de un cambio no resultaba fácil. Sin embargo un día pasó algo que para mi fue clave: Hablábamos con un chica que mientras tanto arreglaba con su mamá que se quedara  con la nena -dos años- porque debía salir un rato. Sin pensarlo mucho y al margen de cualquier estrategia le pregunté: A quién elegirías para que te cuide a tu hija A Anibal Fernández o María Eugenia?  No lo pensó un segundo y nosostros empezamos a descubrir que nuestra candidata generaba, básicamente, confianza"

   Con Roberto Lavagna hay muchas similitudes. Tonos  moderados, cercanía histórica con los partidos populares, formación académica por encima de la media y un buen recuerdo en la memoria popular por su gestión en Economía con Duhalde y Kirchner.  Pocos con mas condiciones para avanzar en la búsqueda de instancia superadoras.

   El marco teórico y las cualidades apuntadas, sin embargo, están lejos de conformar una instrumentación sencilla. Los tiempos tampoco ayudan. Las elecciones primarias tendrán lugar dentro de seis meses y faltan ocho para las generales. El protagonista de la historia tiene 77 años y cumple uno mas dentro de poco. No se puede esperar para el próximo turno. Es ahora.  Y el camino escarpado y sinuoso.

   Desde hace años, cerca de la verdad, se indica que Macri concentra un 30 % del voto del conjunto de la sociedad, CFK otro tanto y que un 40 % busca dueño y opciones.  Ese podría ser el marco mas adecuado para Lavagna? Si. En el conjunto hay independientes, socialistas, algún radical, mucho peronista no cristinista e incluso cambiemitas desencantados. 

  El problema para el ex ministro de Economía es que ese rompecabezas es muy difícil de armar. Menos en poco tiempo.  Cuál es la mesa política de Lavagna? Cuál  su presencia en cada uno de los distritos del país? Capital Federal y Provincia de Buenos Aires son casi el 50 % del voto nacional. Alli Macri muestra a María Eugenia Vidal y Horacio Rodriguez Larreta. Que ofrece a cambio su posible adversario?

   Con el kirchnerismo ocurre lo propio. La ex presidenta obtuvo en provincia de Buenos Aires   hace poco mas de un año el 38 % de los votos en el medio de un vendaval judicial, casi el 60 % en La Matanza y tiene  representación propia en cada uno de los 24 distritos electorales. Puede Lavagna confrontar contra estas estructuras  con pocos meses por delante?

   El, mejor que nadie, conoce sus límites y por eso dijo claramente esta mañana que "no quiero ni pretendo participar de ninguna interna. Si considero que la situación es muy delicada y requiere de consensos básicos, resultaría un enorme contrasentido participar de cualquier tipo de disputa partidaria"

   A partir de esta definición comienza el choque entre la voluntad política y el deseo de muchos de impulsar a Lavagna y el cumplimiento de leyes y tiempos electorales. La legislación establece que cualquier candidato que aspire a participar de los comicios de octubre debe antes ser validado por una PASO.  Puede ser candidato único de su espacio? Si, pero igualmente debe atravesar la Primaria Abierta, Simultánea y Obligatoria contra Macri, CFK o quién sea. Ese camino hoy es inevitable y es el  que Lavagna pretende evitar. Sabe que termina tercero y condiciona  su participación de octubre. 

   Este es su problema. Los encuestadores no le mienten cuando le muestran un escenario de segunda vuelta donde imaginariamente le gana a Macri y a Cristina. Contra ellos triunfa por historia, por perfil, por ser el modelo mas a mano capaz de superar la grieta. El problema es cómo se llega. Hoy pareciera faltar tiempo y estructura.