lunes, 18 de noviembre de 2019
   
 
11/12/2018
     
Rechazo

La Corte Suprema falló en contra del reclamo radical solicitando la derogación de la Ley de Lemas en Santa Cruz. Resolución unánime. Rosenkranz había convalidado el tratamiento del tema por el máximo tribunal. Lorenzetti y Maqueda redactaron los considerandos principales mas algunas especificaciones de Rosatti.

   Había dos temas pendientes en este situación. El primero era el caso en si y el segundo la conformación del voto por parte del Tribunal.  Respecto a la propia Ley de Lemas señalemos que era un sistema muy común en Uruguay durante casi todo el siglo XX y utilizado en la Provincia de Santa Fe hasta hace sólo 12 años. Habilita la participación de distintos candidatos por un mismo partido y quién gana es el lema que reune mayor cantidad de votos en conjunto, no necesariamente el candidato mas votado. Tal fue el caso en Santa Cruz hace tres años de Eduardo Costa, que obtuvo mas votos que Alicia Kirchner pero sin poder superar los reunidos por las distintas variantes del PJ en su conjunto.  

   En Santa Fe el peronismo utilizó este sistema para permitir el acceso a la Gobernación de candidatos cómo Reutemann y Obeid. Este último derogó la ley en el 2007 y a partir de allí llegaron tres victorias socialistas en continuado. En el caso de Santa Cruz el sistema de lemas fue siempre muy utilizado por la UCR e incluso por el propio Costa en elecciones anteriores. En esta oportunidad reclamó cambios en el Poder Legislativo de su Provincia y ante la denegotoria apeló al Máximo Tribunal.  Rosenkrantz habilitó su tratamiento pero los considerandos de Lorenzetti y Maqueda fueron contundentes explicando que se trata de un tema provincial que deben saldar el Poder Legislativo de Santa Cruz. Convalidando el mismo fallo Rosatti sumó nuevos argumentos a favor de esa resolución. Se suponía que el titular del Cuerpo iba a a votar en sentido contrario, a favor del pedido de Eduardo Costa, pero finalmente no ocurrió  y se expidió en el mismo camino que sus pares. En términos judiciales y políticos su situación no es cómoda. Hasta aquí a quedado siempre en minoría o en soledad ante fallos trascendentes del Cuerpo, instancia que su antecesor siempre evitó en los largos diez años que presidió la Corte.