lunes, 11 de noviembre de 2019
   
 
05/12/2018
     
Incomunicados

Patricia Bullrich no la consultó sobre el nuevo protocolo policial y Carrió pegó ayer su portazo mas ruidoso. El Gobierno eliminó de la agenda la Ley de Alquileres consensuada con la oposición y la UCR se enteró por los diarios. El Ejecutivo pide tratar en Extraordinarias "Ley de Financiación de los Partidos Políticos" y "Violencia en el fútbol" y las principales objeciones surgen dentro del propio Cambiemos. Emilio Monzó "Mas rosca y menos redes".

  Parece incomprensible, pero la ausencia de diálogo entre el Ejecutivo y el Congreso ha generado en el Gobierno problemas muy importantes donde la responsabilidad es absolutamente propia.  Elisa Carrió  - la socia de mayor peso en términos mediáticos - estaba en silencio latente hasta terminar el G20 y  tras pedir el Juicio Político del Ministro de Justicia. Alguna señal de riesgo había enviado a través de Marcela Campagnoli "Está claro que no la consultan para temas importantes"

  Patricia Bullrich, envalentonada por el crédito presidencial y distante con Carrió desde que esta dijo "La engañan. Le muestran droga por un lado y siguen traficando por el otro" no le preguntó nunca su opinión en un tema tan sensible cómo el nuevo protocolo policial. Que pensaba la Ministra? Que la diputaba iba a acatar en silencio? Que la publicación en el Boletín Oficial consumaba el hecho? Otra vez se equivocaron.  Ni siquiera la oposición mas dura alertó sobre el posible "tinte fascista" del nuevo protocolo. El vínculo entre ambas nunca fue sencillo desde aquella campaña electoral donde "Lilita" era candidata y la Bullrich su Jefa de Campaña. El intenso ajetreo de un par de meses no terminó bien. Desde ese momento cerca de Carrió siempre dijeron lo mismo "Patricia es muy buena organizando. Cuando se debe razonar o meditar ante alguna situación compleja es otra cosa"

   Con los proyectos en Extraordinarias pasa lo mismo. En la nueva ley  sobre "Violencia en el fútbol" se pretende sancionar con 8 años de prisión la falsificación o reventa de entradas. Diputados de la UCR, asombrados, preguntan " A quién se le ocurrió colocar la misma pena por ese delito que por un homicidio simple?  Otro de las diferencias es sobre la potestad para aplicar el Derecho de Admisión. Hoy recae en los clubes y el proyecto pretende que la autoridad de aplicación sea para el Ministerio de Seguridad.

   La Coalición Civica tampoco quiere saber nada con habilitar el aporte de capital privado para las campañas electorales, cómo si establece la norma enviada por el Ejecutivo. Dos por lo menos son los problemas que se plantean ante esta falta de diálogo:

                                  a)  Las diferencias se ventilan directamente en público y el clima interno se enrarece rapidamente sumando un problema nuevo y autogenerado a los reclamos económicos y sociales. 

                                   b) Sin un total alineamiento de la UCR y Carrió la obtención de mayorías por parte del oficialismo resulta prácticamente imposible.  Ya lo dijo Pichetto en el Senado "Primero pongansé de acuerdo ustedes" Sin estos consensos mínimos los intentos parlamentarios del Ejecutivo son rechazados y nunca las derrotas parlamentarias constituyen un buen momento político.

      Al asumir cómo Presidente de la Cámara por última vez en estos cuatro años, Emilio Monzó reflejó sin diplomacia estas largas y ruidosas diferencias con el Ejecutivo donde el que pagó siempre fue el propio Gobierno: " Quiero en esta oportunidad reivindicar la clásica rosca política, que no es otra cosa que dialogar con el otro y buscar acuerdos. Sinceramente creo que este es el camino, pasa por acá y no tanto por las redes sociales". Una diferencia más, y fueron decenas, con Marcos Peña y Jaime Durán Barba.