martes, 19 de noviembre de 2019
   
 
12/11/2018
     
Unidad

Agustín Rossi hizó pública ayer una convocatoria que el peronismo viene manejando de manera reservada hace un tiempo: Invitó a Schiaretti, Urtubey, Massa y Pichetto a diálogar sobre la posible unificación del peronismo. También pretende sumar a "Pino" Solanas. Gioja y Máximo Kirchner son parte de la misma estrategia. Dudas entre los mencionados.

  Es cierto cómo dice Hugo Haime que tres meses antes de las elecciones  Jair Bolsonaro no llegaba en las mediciones ni siquiera al 15 % y hoy es el Presidente electo de Brasil. Y que para octubre del año que viene, en la Argentina, falta mucho.

   Sin embargo, también son ciertos otros datos:  a) Los últimos meses, desde abril  a esta parte, se cayó mucho la imagen del Presidente y su consideración negativa se igual con la de CFK.  Puede ser que el descenso se detenga, pero nada indica que la recuperación sea rápida o sencilla. La economía debería tener la última palabra dependiendo de una  reactivación que los mas optimistas esperan para mitad de año pero siempre en un escenarío de  nueva caída del PBI. 

                                                                                           b) El peronismo no kirchnerista intentó en todo este tiempo la conformación de un espacio propio pero nunca pudo construir algún potencial candidato con posibilidades ciertas. Schiaretti nunca demostró intenciones de algún liderazgo nacional y Juan Manuel Urtubey tampoco pudo sobrepasar los límetes de su liderazgo provincial. Sergio Massa atravesó en el Congreso otros problemas. Algún acuerdo transitorio con el FPV generó su ruptura con el Gobierno y varios de sus diputados (Solá, Moyano, Arroyo) cruzaron hacia el FPV para encarar una oposición mas explícita hacia Cambiemos. Miguel Pichetto manejó con mucha capacidad el heterogéneo bloque de Senadores del peronismo hasta hace poco, pero el fracaso económico del Gobierno y su precandidatura presidencial profundizaron diferencias y su liderazgo está seriamente cuestionado.  José Alperovich, por ejemplo, informó hoy que abandona ese espacio.

                                                                                           c) Cristina Fernández de Kirchner, visitante recurrente de Comodoro PY,  asediada por Claudio Bonadio, no resignó sin embargo un sólo punto en materia de intención de voto. Sigue entre 25 y 30% y con eso le alcanza por lejos para ser la mas votada en cualquier encuesta sobre candidatos del PJ.

      La tarea de recuperación de vínculos por parte de la ex Presidenta empezó hace mucho. La lista no es breve. El primero fue Alberto Fernández. Luego se sumó Felipe Solá y siguió Hugo Moyano. Por la sede del Patria pasó hasta Héctor Daer. Mas tarde llegó  el turno del Movimiento Evita y antes hasta se había sumado Juan Grabois.

     José Luis Gioja y Máximo Kirchner trabajan a la par.  El primero fue el anfitrión del dirigente camionero en la sede de Matheu y  también de Daniel Scioli. Fue el primero que  habló de una "convocatoria grande" y hasta dijo "Claro que me gustaría invitarlo a MIguelito, lo quiero mucho... pero ahora parece estar un poco lejos..."

    Máximo Kirchner habla con todo el peronismo bonaerense. Sin exclusiones. Incluso con los que nunca pasaron por el FPV. La consigna es sumar. Y entusiasma a muchos. Preferentemente a aquellos que se entendieron mucho con el padre y menos con la madre. 

   Agustín Rossi hace ahora público esto que hace un tiempo largo se venía venía trabajando. La convocatoria no coloca a los invitados en un lugar sencillo. El proyecto de un "Peronismo sin Cristina" conformó hasta aquí un marco teórico sin traslación práctica. Que se hace ahora.? Se sigue esperando?  Sergio Massa  parece el mas proclive a dialogar. Fue el mas golpeado en su intento de la tercera vía y sabe que el camino del medio puede asemejarse a un largo desierto.  Schiaretti mira y espera. José Manuel De la Sota era uno de los que había hablado bastante con Máximo y Cristina Kirchner. Tiene una pelea compleja en la provincia frente a Cambiemos y evalúa la conveniencia de ser parte de un paraguas muy amplio o el desafío de enfrentar al oficialismo nacional sólo desde su "peronismo a la cordobesa"

   Con Urtubey y Pichetto parece mas difícil. El primero fue por lejos el Gobernador que mas apostó al éxito de Macri y  hoy la realidad lo complica.  El rionegrino igual. Después de años de defender de manera disciplinada a CFK apareció está versión mas natural. Hablando de un "peronismo de centro", contra "Gobernadores que parecen bajar de Sierra Maestra" y pidiendo "expulsión de extranjeros".  Literalidad demasiado explícita para muchos.

   La invitación de Rossi, finalmente, importa pero es apenas un punto de partida. Sentarse y hablar implicaría -nada menos- empezar a discutir el rol futuro de CFK.  Ningún acuerdo será sencillo. Ni que se baje o que el no kirchnerismo acepte su candidatura. Primarias? Podría ser una opción que varios no descartan.  El único punto de acuerdo posible hoy es tratar de evitar la reelección de Macri. Puede parecer poco, pero así se empezó a construir la alianza que todavía perdura -entre algodones- de Mauricio Macri y Elisa Carrió.