lunes, 11 de noviembre de 2019
   
 
05/11/2018
     
Cara y ceca

Dias decisivos en el Senado. Todo indica que esta semana se firmará despacho de comisión para tratar el Presupuesto en el recinto la semana que viene. Hoy se anunció un nuevo voto opostitor a a favor pero se multiplican reclamos de Gobernadores por la derogación del Fondo Sojero. Pichetto no está en condiciones de garantizar el rechazo a la medida.

   Guillermo Pereyra, senador neuquino y principal dirigente petrolero privado señaló en la tarde del lunes que votará a favor del Presupesto del año que viene, aunque planteó reparos respecto a una mayor tributación de las cooperativas.  Su toma de posición representa un alivio para el Gobierno que necesita 37 votos y cuenta con 25 propios y necesita ahora 11 de la oposición. El Jefe de Bloque del PJ señaló  que va a dar "respaldo instituciónal" al proyecto y siempre estuvo claro que los otros diez votos iban a estar: Básicamente por el respaldo de representantes de Córdoba, Salta, Misiones, y por lo menos uno de Chaco, Entre Ríos, La Rioja y Catamarca.  Tierra del Fuego también consiguió la semana pasada un decreto del Ejecutivo que auxilia al sector electrónico de la isla y también parte de sus legisladores podrían aprobarlo. 

   Los inconventientes para el Gobierno parten del reclamo de varios Gobernadores y sus representantes en la Cámara Alta indicando que pueden llegar a votar la derogación del decretó que eliminó el Fondo Sojero. A través del Vice Ministro de Interior, Sebastián García De Luca, el Ejecutivo indicó el fin de semana que la cuestión es "tema terminado". Sucede según los mandatarios provinciales que el auxilio prometido en su reemplazó no llegó nunca o sólo en cuentagotas y por eso la amenaza del rechazo al DNU,

   Tener los votos necesarios para el Presupuesto no es poca cosa para el Gobierno, pero el rechazo al decreto tampoco es tema menor. El monto en juego difiere según se consulte a la provincias o al Ejecutivo pero está entre 50.000 y 100.000 millones de pesos. Puede ser que aparezca alguna solución en el camino vía asistencia a los gobernadores reclamantes pero el pedido genera incertidumbre por dos cuestiones:

                           a) Miguel Pichetto  no está en condiciones de evitar que su bloque vote mayoritariamente el rechazo al DNU. Su control hegemónico del espacio se ha ido desgajando cómo consecuencia del venidero año electoral y del lanzamiento de su precandidatura presidencial.

                            b) La otra preocupación del Ejecutivo se llama María Eugenia Vidal. Si se multiplican los reclamos del interior y las consiguientes asistencias financieras, se complica todavía mas el prometido auxilio de Nación a la Gobernadora. La provincia reclama 18.000 millones que el Ministro de Hacienda reconoce cómo válidos pero todavía no está claro cómo y cuándo serán abonados.

    El último detalle tiene que ver con las diferencias de Pereyra respecto a una mayor carga tributaria sobre las Cooperativas. Dijo que este artículo será votado en contra. En Diputados estas disidencias fueron evitadas porque la mayoría voto por convalidar el voto en particular en bloque y no de manera diferenciada. Si esto no se logra en la Cámara Alta, el oficialismo podría tropezar con nuevos inconvenientes hasta la aprobación final.