miércoles, 21 de noviembre de 2018
   
 
30/08/2018
     
No, no y no

El Jefe de Gabinete negó que esto sea un "fracaso económico" y rechazó cambios en el Gabinete. Fue a la mañana. Un rato después el dólar llegaba a $41. Nadie sabe que pasará al final del día. Breve historia de una terquedad demasiado riesgosa. El cambio urgente que piden propios y ajenos y el Gobierno resiste contra todos.

    José Luis Machinea es un economista prudente y sufrido. Le tocó atravesar el 89 y el 2001 y jamás se le ocurriría prender un fósforo al lado de un bidón de nafta. Sin embargo hoy a la mañana dijo: "Macri anunció de manera espantosa una buena noticia, que era el acuerdo con el FMI. Era un tema demasiado delicado que debía explicar el Ministro de Hacienda, con detalles y la necesaria información complementaria"Hace dos semanas, cuando el gobierno decidió no suspender el cronograma de retenciones para el poroto de soja  había señalado: "No hay justificación posible. De la misma manera que eliminar reembolsos a las exportaciones industriales se explica por la devaluación... porqué la misma explicación no sirve para el sector agropecuario?"

  El ex Secretario de Hacienda de Alfonsín y ex Ministro de De la Rúa es solo un ejemplo más del ensimismamiento del Gobierno y su incapacidad para escuchar  y explorar otras opciones. Cuanto hace que Carlos Melconian dijo "Ojo muchachos que esto puede irse a la m...."? Menos de tres meses. Y era una voz propia. Porque si a Machinea no lo escuchan porqué no lo conocen o es radical, el ex Presidente del Banco Nación era el candidato cantado a Ministro de Economía durante toda la campaña del 2015. No son los únicos.  Alfonso Prat Gay  fue el primer eyectado en diciembre del 2016 por decir que era inviable un gabinete con siete ministros metiendo mano en la Economía y sin conducción unificada.

   Las plegarias no atendidas se extendieron peligrosamente a la política. Emilio Monzó se enteró por los diarios que los destinaban  a "alguna embajada" sólo por decir que las visitas domiciliarias de los fines de semana iban a terminar en un "ring raje". La razonable idea de Federico Pinedo de acordar una agenda parlamentaria común con el PJ tras la victoria de octubre fue abortada en una noche, mucho antes del debate sobre la Interrupción voluntaria del embarazo en el propio Congreso. Tampoco queda nada de aquella foto fugaz de una "mesa ampliada" con radicales cómo Sanz, Morales o Cornejo. Duró menos que el dólar a 35.

   Poco ayuda en el presente. Hoy dijo Hugo Haime que era inexplicable escuchar a Elisa Carrio hablando "del helicóptero". O la mirada largoplacista del propio Presidente ayer con los empresarios cuando dijo que "trabajamos para los próximos 20 años". La urgencias de los convocados por Dante Sica era mucho menos futurista.

    Por qué Macri escucha siempre a los mismos, se niega a otras opiniones y no cambia?  Falta de gimnasia para una crisis grave que nunca atravesó con sus empresas, con Boca o en la Jefatura de Gobierno?  Es la mirada mas psicologista. Nunca le tocó  una situación parecida en sus roles anteriores. La otra es mas política. Apostó y confió en Marcos Peña y Durán Barba que lo llevaron contra la opinión de casi todos a Balcarce 50. Fueron los responsables del no acuerdo con Massa y de la candidatura de María Eugenia Vidal en Buenos Aires. También de la decisión de confrontar con CFK en Buenos Aires el año pasado y derrotarla con Esteban Bullrich de candidato. El Jefe de Gabinete no sólo funge cómo el negador oficial de problemas delicados sino también cómo el principal freno a cualquier tipo de acuerdo que se busque con la oposición. Es el señalado por propios y ajenos. Esta mañana hasta la gobernadora de Buenos Aires se diferenció de sus declaraciones. Sin embargo, cambiar a Peña sería para el Presidente, hasta aquí, negarse a si mismo.