miércoles, 21 de noviembre de 2018
   
 
02/07/2018
     
Laberinto

Crece la crisis en Cambiemos por la despenalización. El Ministro de Salud reconoció que "el debate nos superó totalmente". Michetti en contra incluso en casos de violación. Lipovetsky le dijo que lo suyo "es un retroceso" Carmen Polledo "cualquier resultado puede ser un problema". El hermano de Marcos Peña pide veto.

 
    "Nadie imaginaba que este proyecto pasaba Diputados" dijo también ayer Adolfo Rubinstein, titular de Salud y uno de los principales impulsores de la norma -desde la cuestión sanitaria- junto a su colega peronista Ginés González Garcia. A partir de la media sanción de la Cámara Baja el oficialismo ve surgir una inesperado grieta donde no está nada claro el final y se multiplican presiones sobre el propio Mauricio Macri.

   Si la idea original era adelantarse  a un proyecto opositor y  junto al Mundial de Rusia instalar una agenda distractiva de la severa crisis económica, los cálculos parecen haber fallado otra vez.  El aborto legal en la Argentina pende hoy de un par de voluntades junto a un enfrentamiento en el propio Cambiemos que no decae. Lo dijo la propia Vicepresidenta "Mi idea no era militar el voto en contra, pero me pareció muy injusta la situación y todo empezó con la foto en el Congreso" Las declaraciones de Gabriela Michetti abundaron en un tema muy sensible. Dijo que si es por ella se " opone al aborto incluso en casos de violación". En las redes se la cuestionó mucho desde todo el arco pro despenalización pero particularmente le respondió Daniel Lipovetski, ( PRO  Provincia de Buenos Aires) y el único hombre que integró el colectivo de mujeres que mas trabajó por el proyecto en la Cámara Baja (Silvia Lospennato, Mónica Macha, Victoria Donda, Araceli Ferreyra) El diputado le recordó que el Código Penal autoriza el aborto en casos de violación desde 1921 y su posición "es un retroceso".

   En el peronismo hubo diferencias cómo las planteadas por José Luis Gioja o la santafesina Silvina Frana, pero Agustín Rossi y Miguel Pichetto, claramente, han respaldado la despenalización. En Cambiemos el problema es muy importante. El Presidente habilitó el debate pero se opone. También en contra están su Vice y Pinedo, el tercero en la línea de sucesión. En Diputados el bloque votó mayoritariamente en contra y hay un malestar notorio, todavía no saldado, con la celebración y los festejos de Lospennato, mano derecha de Emilio Monzó. Los sectores que se oponen, sorprendidos igual que Rubinstein por el resultado de Diputados y los números del Senado, ahora miran hacia Balcarce 50,

  Preguntan por que se habilitó el debate y reclaman una posición clara del Ejecutivo que detenga a tiempo el proyecto : "jamás se planteó algo asi en campaña".  El Gobierno hasta aqui duda y calla. Navega entre encuestas y convicciones. Las primeras indican que no sería bueno militar el no puesto que básicamente en capital y provincia el apoyo es muy importante. El segundo punto es el mas sensible. Que se hace con las opiniones personales?  Se subordinan en función de intereses generales o tomamos decisiones a partir de las mismas?

   Ayer opinó Ignacio Peña, hermano de Marcos. Y pidió que el Presidente "recurra al veto" en caso que el Senado vote en el mismo sentido que Diputados. La situación familiar del Jefe de Gabinete refleja un poco las desventuras del Gobierno todo. Hace algunos dias su esposa se manifestó a favor. Su hermano dijo ayer estar claramente en contra. No es un problema menor. Carmen Polledo (titular de la  Comisión de Salud en Diputados y vocera del rechazo) expresó : " Pase lo que pase, siempre habra sectores enojados y eso habra que ver cómo se maneja. Si el Senado frena el proyecto habrá mucha incomodidad en todo el sector verde, que mostró una gran capacidad de movilización. Si se aprueba, en cambio, habrá un entendible malestar en sectores que todavía no entienden cómo esto se convirtió en un tema de agenda"

   Los problemas del oficialismo no terminan acá. Elisa Carrió es otra de las grandes disconformes, justamente por lo planteado en un comienzo por Rubinstein : "Nadie calculó que un tema así podía resultar inmanejable?" Por último la Iglesia. Con una posición mas militante en Senadores que en Diputados pero obviamente malquistada en todos sus niveles con el Gobierno, desde curas villeros a autoridades eclesiásticas.Y en el peor momento, cuando el Gobierno mas necesita de su colaboración y apoyo para paliar alguna de las consecuencias de la crisis. económica y social.