sábado, 21 de julio de 2018
   
 
21/06/2018
     
A dos puntas

El abrupto freno a la Obra Pública como consecuencia del acuerdo con el FMI le genera al gobierno dos problemas en paralelo: Gobernadores y Sindicatos. Desde Schiaretti en adelante todos están disconformes. Luces rojas en el gremio. Hasta acá Gerardo Martinez era un dirigente no confrontativo. Hay en riesgo 40.000 puestos de trabajo. Alerta en el sector empresario.

   El Secretario General de la Construcción señaló hoy que el sector genera mas de 1.600.000 empleos de manera directa e indirecta. 450.000 cotizan en el gremio y trabajan en blanco. Los demás pertenecen a industrias paralelas o concurrentes y existe también un porcentaje importante de trabajo no registrado. La pérdida de 40.000 puestos laborales puede ser mayor si partimos de ejemplos de provincias chicas (700.000 habitantes) cómo Formosa. El Senador José Mayans (PJ) explicó hoy que el acuerdo con Nación establecía para este año la construcción de 5000 viviendas y ya les informaron que solo se acotará a 1000, el 20%.  Según él esto representa, solo en su provincia, la pérdida de mas de 6000 puestos de trabajo.

  Buenos Aires será con seguridad la mas afectada, pero ya le manifestaron su malestar al propio Presidente, Juan Schiaretti y otros gobernadores. En una economía donde no había ninguna apuesta al desarrollo del consumo la Obra Pública era la principal -y casi única herramienta- de los mandatarios provinciales para generar trabajo genuino y entibiar la actividad comercial. El frenazo  preocupa a todos por sus consecuencias laborales y sociales. El Gobierno trata de evitar su costado mas  duro  y señala que muchas de las obras iniciadas deberían ser continuadas con recursos de las propias provincias.  Muy difícil, escencialmente porque no hay  presupuestados asignados para este fin. Se suponía, hasta la concurrencia al FMI, que el financiamiento corría por cuenta del Gobierno nacional. 

   Hasta aquí no se conocieron manifestaciones de María Eugenia Vidal, pero  en tamaño debería ser la mas afectada y habrá que ver si logra alguna instancia de negociación con el Presidente que alivie en particular la situación de la provincia. Tampoco tiene muy en claro lo que viene el sector empresario. Imaginando escenarios menos complejos apuestan  a que los recortes se oficialicen con mayor dureza a partir del año que viene y que este año se cumpla con lo prometido. No hay certezas. 

  Gerardo Martinez está dando desde principios de semana datos sobre su rotundo cambio de postura. Hasta aquí había aparecido siempre cómo cercano a Guillermo Dietrich y Jorge Triaca. La apuesta del Gobierno a la Obra Pública parecía garantizarle a su gremio un futuro diferente a varios otros.  En los últimos 30 dias tropezó con una realidad muy dura y está enojado "No termino de entender la situación. Nos decían que lo peor había pasado y de repente es necesario ir urgente al FMI y aceptar sin discutir sus políticas de ajuste" El riesgo laboral para miles de sus afiliados lo acerca ahora  a las posiciones mas críticas de la CGT y reclamó "Un diálogo político, social y económico del Gobierno con trabajadores y empresarios, impidamos que las políticas de ajuste la vuelvan a pagar siempre los mismos"