martes, 23 de octubre de 2018
   
 
29/05/2018
     
Factor encuestas

El rechazo al aumento tarifario está entre el 88 y 90 % según dos relevamientos conocidos ayer. El dato es central para comprender la posición de los Senadores del PJ. Negociaciones de último momento. Apuntando a CFK. Tiempo perdido. Intransigencia anterior.

   El primer número se conoció ayer y pertenecía a la consultora Gustavo Córdoba y asociados: El 88 % de los consultados tenía una opinión negativa sobre el posible alza de tarifas. Parecía cómo muy elevado pero esta mañana Hugo Haime indicó que en su estudio el nivel de no aceptación llegaba al 90 %, y agregó que el 70% es refractario a aceptar al FMI cómo prestamista de última instancia.

   Estas cifras son clave para explicar en gran parte el voto de los Senadores opositores mañana miércoles, convalidando el rechazo de Diputados al marco tarifario del Ejecutivo. Pueden prestar atención a  los argumentos del Ejecutivo sobre los problemas fiscales que la decisión acarrea y hasta no estar cómodos compartiendo espacio con CFK,  pero quién vota en contra de un proyecto rechazado de manera tan masiva por la sociedad?

  Este punto, pese a ser decisivo, no es el único que llevó al oficialismo a esta incómoda situación. Hace diez dias estuvo Juan José Aranguren en la Cámara Alta reunido con el bloque de Cambiemos. Allí la primera decihsión fue no aceptar ningún cambio en el  proyecto. Terminado el encuentro Esteban Bullrich dijo "No hay plan B" La posición parecía clara. Y si el PJ avanzaba con el proyecto votado en Diputados, el Ejecutivo recurría al veto. No se mensuró en ese momento el costo político de una medida de este tipo? No se tuvo en cuenta lo que significaba politicamente que el Presidente tuviera que rechazar una ley votada mayoritariamente en ambas Camaras y con pleno apoyo social? Los intentos llegaron después, de la mano de representantes cómo  Luis Naidenoff (UCR Misiones) y otros. Pareció tarde, entre otras cosas porque el acuerdo opositor en Diputados había sido muy amplio y no hay en el Senado voluntad de obstruir ese inicio de unidad entre federales, renovadores y hasta kirchneristas, dueños de una posición mas crítica pero sumados al proyecto predominante. 

  Subyace una última cuestión. Desde diciembre del 2015 el oficialismo tuvo enfrente a dos sectores mas dialoguistas (Massa, Urtubey) y la oposición siempre mas frontal del FPV.  Los acuerdos con el Frente Renovador fueron intensos pero breves. La historia terminó cuando al tigrense lo empezaron a llamar "Ventajita". Con el sector de Argentina Federal y el propio Miguel Pichetto se prolongaron un poco mas. Recomponer esta situación hoy es imposible. Los cercanos de ayer respaldaban a un Presidente en alza y con imagen positiva muy alta. Hoy la situación es otra. Los números de aceptación de Mauricio Macri bajaron de manera considerable y en el medio está la devaluación,  la concurrencia al FMI y una inflación superior al 25 %. Nunca nadie está comodo socializando costos.