domingo, 19 de agosto de 2018
   
 
22/05/2018
     
Estrategia

Aranguren le manifestó ayer al bloque de Cambiemos que no hay margen para modificar el cuadro tarifario. Bullrich había manifestado lo mismo. Otros sectores del Ejecutivo imaginan alguna posibilidad. La alternativa del veto es la mejor para un Gobierno que pretende otros acuerdos? Gobernadores recelosos. Escenarios de mayor conflictividad.

  El Ministro de Energía volvió a explicar ayer frente a los propios que no hay ninguna posibilidad de modificar el aumento anunciado. En un contexto de ajuste cómo el que determina la actual situación económica y  la próxima negociación con el FMI resulta imposible sostener un mayor desfinanciamiento fiscal. Su posición no ha variado nunca y cuenta con el respaldo del Presidente. No todos piensan igual en el Gabinete y por lo tanto habrá que aguardar hasta último momento para saber si Miguel Pichetto recibe alguna propuesta que postergue o modifique el voto  en comisión del proyecto que ya tiene media sanción de Diputados.

   Un dato oficial que se conoció ayer indicó que cómo consecuencia de la corrida cambiaria el Banco Central perdió en los últimos dias casi 8.000 millones de dólares sólo en el último mes y mas de 11.000 en lo que va del año. No amerita alguna negociación con toda la oposición discutir el destino de 2000? Aranguren señala que avalar el proyecto de Diputados (retrotraer tarifas a noviembre pasado y aumentar según el costo de vida) tendría un costo fiscal de 100.000 millones de pesos y la  oposición dice que es un poco menos. Un acercamiento entre las partes tal vez habilitaría una solución intermedia, que  morigeraría la media sanción de Diputados pero donde el oficialismo también resignaría recaudación.

  Se tropieza aquí con el punto mas importante. Las estrategias del Gobierno nunca estuvieron claras en el Congreso a partir de la insólita falta de comunicación con Monzó y Pinedo y  todavía no se observan mejoras.  La designación  de Dujovne cómo Ministro coordinador del área económica y de Frigerio en el mismo rol en lo político, mas el tridente Peña- Quintana- Lopetegui solo han conseguido hasta aquí aportar mas dispersión a debates de este tipo.  Pregunta: Tiene el Gobierno definido con claridad si el veto es la única opción o  es preferible alguna negociación de último momento? El primer camino sería la mejor señal de ajuste para el Fondo,  pero en términos políticos nunca es bueno el rechazo de una norma votada masivamente por la oposición.  El segundo  tiene efectivamente costos fiscales.  Sin embargo también alumbraría un principio de acuerdo clave para un Gobierno que sabe que afrontar lo que viene en soledad puede ser mucho mas complejo que hacerlo con ciertos acuerdos con una parte importante del PJ.

Mas allá de las intenciones acuerdistas o no del oficialismo, tampoco habrá demasiada predisposición en la vereda de enfrente: Los Gobernadores rechazan compartir con el Ejecutivo cualquier recorte de Obra Pública que los afecte y los senadores tampoco estan particularmente interesados en aparecer respaldando un aumento de tarifas que puede ser impostergable pero siempre resulta antipático en materia social y económica.