jueves, 20 de septiembre de 2018
   
 
14/05/2018
     
No escuchar

Más allá de los errores políticos y económicos que derivaron en el pedido de urgente asistencia al FMI el otro dato colateral de estos dias es la dureza de los ex (Melconian - Prat Gay), el silencio de los propios y la soledad de Carrió casi cómo exclusiva vocera.

  En algún momento sabremos cuál es el precio estabilizado del dólar y las condiciones del FMI para la firma de un crédito stand by. El día después el Ejecutivo debería mirar con absoluta sinceridad lo que que está sucediendo en estos dias tumultuosos, reconocer errores y analizar algún otro tipo de funcionamiento político e institucional con propios y ajenos. El detalle mas significativo de la última semana es el silenzio-stampa de la oposición dura conviviendo con los mandobles mas críticos de allegados y propia tropa.  Nunca podrá decirse que Mario Blejer o Martín Redrado son militantes opositores, pero ambos dijeron lo mismo, que  les parecía demasiado apresurado  ir corriendo a Washington a buscar auxilio.  Luis Pagani, presidente de Arcor, tampoco puede anotarse en ninguna lista de adversarios. Ayer sin embargo dijo con todas las letras que "No hay plan económico".

  No es lo más contundente. Los críticos top-five  del fin de semana fueron el ex titular del Banco Nación y el ex primer ministro de economía de la gestión Macri Presidente. Carlos Melconián: "Boludeaste dos años con las buenas ondas".  Alfonso Prat Gay: "Recurrir al Fondo es cómo pedirle plata a tu suegro, siempre te lo va a recordar"

  Estas reacciones no son casuales. En una circunstancia cómo la presente son previsibles los cuestionamientos de la izquierda, la CGT y hasta de la Iglesia, de la mano de Monseñor Lugones, pero si vienen del palo cercano o propio hay problemas políticos domésticos que complejizan la situación general. La conducción de Macri, hasta aquí, se limitaba al diálogo exclusivo con Peña, Quintana y Lopetegui. "Ellos son mis ojos, ellos soy yo". Imaginando equivocadamente que las disidencias internas ralentizaban la gestión, cualquier disenso significaba  una herejía y el consiguiente apartamiento.

  El costo mas significativo de este tipo de conducción es el encierro y  ensimismamiento. Pregunta. Cuanto hace de aquella famosa frase de Melconian "Ojo que esto puede irse a la mierda"?  No lo dijo desde una trinchera kirchnerista, lo señaló cómo hombre de la causa. Con el presente griego en la mano, No resulta inexplicable no haberlo escuchado o atendido?

  Mario Blejer y Martín Redrado condujero el Banco Central en momentos tan o más delicados que este. No resultaba elemental una consulta a los dos o uno de ellos antes de decidir el viaje de Dujovne a Washington?  Ambos dijeron lo mismo durante sábado y domingo, que la recurrencia al Fondo en este momente les pareció "apurada".

  Cuando hubo tarjeta roja para Prat  Gay y Melconian, en el primer caso al año de gobierno y en el segundo un poco después, se mostró una escenografía amigable para la salida de los dos. Sirvió de poco. La reacción de ambos el fin de semana demuestra que hubo poco de conducción  y nada de contención. Hay vínculos y relaciones que en política no se delegan.  El Jefe de Gabinete puede estar para muchas cuestiones pero otros roles son indelegables.  

  El esquema Macri-Peña- Quintana- Lopetegui podía parecer ejecutivo pero hace mucho que se amontonaban  quejas y reclamos. Prat Gay y Melconián fueron pioneros, pero la lista creció con Monzó, Pinedo, los radicales, diputados propios y aliados. Todos reclamando ser escuchados y siempre sin fortuna. Las devoluciones a este estilo de conducción hoy están en la calle. Algunos eligen recordar viejas advertencias y otros optan por el silencio porque jamás fueron parte de nada. 

  Elisa Carrió es el animal político de mayor porte en la estructura de Cambiemos y por eso ocupa lugares que ningún otro sabe o puede. También habla tanto que desnuda contradicciones que el Gobierno está urgido a reparar muy pronto. Ayer señaló "Marcos Peña y yo somos los únicos que le decimos la verdad al Presidente" Puede haberlo dicho para demostrar que su relación con el Jefe de Gabinete es buena, pero el resultado final es  preocupante: Dujovne, Sturzenegger o Aranguren cuentan su realidad de manera parcial?

  El otro costado de Lilita multicomunicadora - mañana se mostrará con la muy poco expuesta María Eugenia Vidal- es su reiterada crítica a Durán Barba. Primero lo llamó "teñido" y después pidió que "lo maten" aunqe en este caso hubo disculpas postreras. El ecuatoriano es el principal referente comunicacional de Mauricio Macri y Marcos Peña y su desacreditación pública tampoco le suma nada al Gobierno.  El conflicto doméstico  es menos complejo que el dólar a 25, pero  la Jefatura política de Cambiemos deberá encarrilarlo o acotarlo.