lunes, 23 de abril de 2018
   
 
04/04/2018
     
Papelito

Elaborada estrategia de coaching para romper la convocatoria o ingenuidad política? El Ministro de Finanzas le entregó a través de su secretario este texto a Gabriela Cerruti y desató los incidentes que terminaron con su primera presentación en la Bicameral. Hasta allí había sido un encuentro relativamente cómodo para él salvo los duros cargos de Agustín Rossi que lo calificó de "testaferro" de los dueños de empresas off shore. El sistema de preguntas y respuestas y el rol de Mayans habían colaborado con su presentación. En el momento de su retirada el Ministro le dijo al presidente de la Comisión "Vamos porque total ya estoy muerto". Luego también señaló en torno al texto enviado a Cerruti "Reaccioné cómo un padre de familia y no como funcionario público".

   La abortada presencia del Ministro de Finanzas en la Bicameral de seguimiento de la Deuda externa tuvo cinco etapas claramente diferenciadas:

   ---- Explicaciones  técnicas con Power Point a cargo de Caputo

   ---- Larga ronda de consultas por parte de diputados donde sobresalió la larga exposición de Kicillof y su confuso mix entre preguntas y opiniones.

   ---- Contundente aparición de Agustín Rossi calificando al Ministro de "testaferro" y generando incomodidad en el visitante y el Senador PJ de Formosa José Mayans.

   ----  Apagón de mas de media hora que afectó al Congreso en su totalidad, Palermo, Almagro y otros barrios porteños

    ---- La insólita aparición del papelito de Caputo, debate a los gritos y poco explicable levantamiento de la sesión. 


     El comienzo de la presentación de Caputo y una parte importante de su desarrollo no registró problemas para el Ministro. Comenzó con detalles técnicos del endeudamiento mostrando picos y valles en materia de compromisos externos. También le era funcional el sistema acordado de preguntas y respuestas. No respondía a cada uno de los legisladores sino que escuchaba primero una serie de consultas de oficialistas y opositores y  hacía la devolución posterior.

     En este proceso, contrariamente a lo imaginado, estaba casi mas cómodo respondiendo a consultas personales que a su toma de decisiones cómo Ministro de Finanzas. Primero  informó que los datos sobre crecimiento de la deuda fueron siempre enviados al Congreso en tiempo y forma  y que no fue su responsabilidad si los legisladores no se reunieron con la información solicitada. Explicó luego su participación en operaciones de dólar futuro ("dijeron hasta que mi esposa había ganado 30 millones de pesos") aclarando: "Hice todo lo contrario a lo que me señalan cómo delictual. Yo vendí, no compré dólar futuro. Y vayan a preguntar en el Rofex donde está todo documentado"

    También se defendió con énfasis en torno a su rol en el Bono de deuda a 100 años "Dicen que yo digité y elegi compradores. Es absurdo. Quienes conocen el sistema saben que no puedo tener ninguna capacidad de incidencia en esas decisiones"

    El camino no tenía sobresaltos hasta allí. Por decisión propia, inexperiencia o conveniencia, había dejado pasar un reclamo muy preciso de Axel Kicillof. El ex Ministro indicó que según sus cálculos el endeudamiento de la gestión Macri en 28 meses había llegado a 200 mi millones de dólares. Marco Lavagno tiene números mas prudentes y dice que la toma de deuda alcanzó en dos años a  poco mas de 70.000 millones, mas acorde al défict anual de 35.000 millones.

   La única frase que había sonado discordante hasta el momento por parte del Ministro fue cuando dijo "hagan de cuenta que las empresas off shore funcionan cómo una caja de seguridad"  Agustín Rossi no se la dejó pasar. Reconoció el jefe de bloque del kirchnerismo que la tenencia de una empresa de esas características no es ilegal pero también amplio "En los paraísos fiscales tienen guardada su plata los narcos, responsables de trata de personas, delincuentes de todo tipo y también ustedes, los Ministros de este Gobierno". La calma había terminado. Luego recordó que el propio Caputo se había definido cómo agente fiduciario y no propietario de los fondos que aparecieron en Panamá y Paradise Papers y le dijo "Usted mismo se reconoce cómo testaferro, diga entonces de quién es la plata que maneja"

  Llegó después el apagón -muy oportuno- y el final. Precipitado por Gabriela Cerruti mostrando el papelito que le había enviado el propio Caputo. Estrategia o ingenuidad? Artilugio alumbrado en largas horas de coaching o una completa salida de libreto esperando empatía y buen trato? Imposible saberlo, por lo menos ahora. Es cierto que ayudado por el Presidente de la Bicameral cortó sorpresivamente  con lo que empezaba a ser un recorrido hostil, pero nada indica que los problemas y tropezones se terminen rápido.