lunes, 23 de abril de 2018
   
 
26/03/2018
     
Miradas parciales

El notorio malestar público y privado del Gobierno por la libertad de Cristóbal López y el apartamiento de Stornelli en una causa contra De Vido son solo una parte del complejo momento judicial. El presente se completa con la denuncia de Cimadevilla contra Garavano, los deseos presidenciales, las escuchas a CFK y Parrili, la causa del Correo y el archivo de las denuncias contra Gustavo Arribas. La sinceridad de Alejandro Fargosi.

  La salida de prisión del titular de INDALO, con una deuda  impositiva de mas de 8.000 millones de pesos, modificación de carátula incluída y sugestiva integración del Tribunal que decidió la medida, comprensivamente generó incredulidad y asombro en la sociedad y ruidoso malestar e incomodidad en el Gobierno. En el mismo sentido se inscribe el singular apartamiento solicitado por el juez Rodriguez al fiscal Stornelli en la causa sobre desvío de fondos en Yacimientos Carboníferos de Rio Turbio, donde el principal detenido es el ex Ministro de Planificación Julio De Vido.

   A partir de estos casos el Gobierno establece un escenario donde dice confrontar su voluntad de lucha contra la corrupción y por  transparentar la justicia contra mafias judiciales e históricos alineamientos políticos con el kirchnerismo. Todo puede ser cierto. También  aquellas historias con mucho dinero de por medio facilitando fallos y sentencias.  La desconfianza mutua entre el macrismo y el mundo judicial no es novedas y se apoya en datos históricos: Cambiemos es un recién llegado, hasta aqui todo era peronismo o UCR  construyendo vínculos e influencias conjuntas por 30 años. La empatía con lo nuevo nunca aparece rápido. 

  El Gobierno se enoja con razón con libertades sospechosas o sorteos amañados pero no tiene la misma mirada o voluntad política en todos los casos y allí aparecen sus problemas. Nunca es sencilla la convivencia entre el Poder Ejecutivo y el Judicial,  pero la gestión de Cambiemos se estrenó con el intento de designar por decreto dos jueces en la Corte.  Ahora se pretendió  designar en el Tribunal Oral Federal 9 a tres integrantes de la justicia porteña sin pasar por el Senado  y la Corte rechazó la integración de dicho tribunal, que además ya había sido designado para juzgar en un par de causas a la ex presidenta.

      En el juicio por encubrimiento de la AMIA, donde se juzga al ex presidente Menem y miembros de la colectividad cómo Rubén Beraja, también hubo diferencias ruidosas, En este caso Mario Cimadevilla, radical y ex titular de la unidad, denunció la semana pasada al Ministro de Justicia Garavano señalando que este apuntó a evitar el procesamiento de los fiscales Mullen y Barbaccia. En la misma causa y por cuestiones parecidas ya había renunciado la representante de Elisa Carrió. 

    Al margen de estos casos la opinión del Ejecutivo  en casos diversos ha sido continua en los últimos meses. Se cuestionó por "garantista" el fallo que ordenó el procesamiento del policía Chocobar y en las últimas horas un periodista muy allegado al Presidente señaló que "Macri quisiera  poner en una nave espacial para que viajen hacia otro planeta a jueces cómo Canicoba Corral y Daniel Rafecas".  El mismo periodista que durante el último mes se cansó de reproducir por radio y TV escuchas privadas de CFK  y Oscar Parrili generando malestar y rechazo en la Corte, precisamente encargada de la custodia de ese material.  

   El reclamo por una justicia independiente, republicana y con transparencia en sus procederes tampoco es el dato mas visible en la causa por el Correo. El juez a cargo es Ariel Lijo y no hay novedades en la misma desde hace 7 meses mientras la fiscal a cargo vive repitiendo su malestar por los problemas que tiene para poder revisar los libros de la empresa.  La abogada del Correo en este caso es la misma letrada que aparece cómo custodia de un depósito de 1.700.000 dólares que tiene el hermano del magistrado - operador judicial - en Suiza- La abogada es además asesora letrada de la empresa provincial de  Aguas de la Pcia de Buenos Aires, cuyo titular es un hombre de SOCMA desde hace 40 años.

   El episodio Arribas también generó dudas. Un fiscal de Cámara ordenó el archivo de la causa cuando el primero que intervino, Delgado, solicitaba mayor tiempo para presentar mas medidas de prueba provenientes de Brasil. 

  Alejandro Fargosi, ex integrante del Consejo de la Magistratura, fue consultado hoy sobre cuál era el mejor camino para lograr una justicia mas independiente y menos cuestionada. Señaló diversos pasos posibles pero también indicó  "Siempre es muy difícil evitar la parcialidad en las designaciones de integrantes del Poder Judicial por parte del Ejecutivo de turno. Ha pasado en todos los gobiernos"