miércoles, 21 de noviembre de 2018
   
 
27/02/2018
     
Larga marcha

La mayor singularidad del debate sobre el aborto es que coloca en la misma vereda a Mauricio Macri, CFK, Elisa Carrio, Juan Grabois y la Iglesia. Los tres primeros conforman gran parte de la representatividad política del país pero es el único tema en el que pueden acordar. El dirigente social tiene también hoy escasas o nulas coincidencias con el Ejecutivo. El veto en Buenos Aires. Las dudas de Victoria Donda.

  La UCR se ha manejado con mucha prudencia en el tema y Mario Raúl Negri dijo ayer que "no corresponde apresurar ninguna respuesta". Históricamente, sin embargo, ha sido siempre un partido mucho mas permeable en el tema que el peronismo. Del mundo sindical la única voz que se escuchó hasta acá fue la de Facundo Moyano expresando su posición contraria.  Las coincidencias y rechazos, al no responder al análisis político tradicional, son muy llamativas. Salvo en esta cuestión es casi imposible imaginarla a la ex presidenta sosteniendo idéntica postura que el Presidente, Elisa Carrió o Alfredo Olmedo. O con Esteban Bullrich, su vencedor en las pasadas elecciones legislativas. Tampoco era demasiado previsible  verlo a Máximo Kirchner desmarcado del rígido y comprensible alineamientoi con ella. No es el único caso. Juan Grabois  confronta por estos dias muy seguido con el Gobierno por un recorte de planes sociales que adjudica  a su cercanía con  Hugo y Pablo Moyano. Sin embargo, también está en contra :"Yo no convalido el aborto, pero mi organización piensa diferente"

  Pocos votos están decididos todavía y nadie conoce la decisión final de CFK y Carrió ni tampoco la de Mauricio Macri al momento de vetar o no una posible sanción. Sin embargo, en términos políticos, la pregunta es pertinente : Puede convertirse en ley un proyecto de interrupción del embarazo a contramano del peso de los dirigentes mencionados? Si, pero es complicado.

   Puede el Presidente vetar una ley de este tipo tras un debate social y parlamentariamente meduloso?  Puede. Lo hizo en la ciudad de Buenos Aires y lo hizo Tabaré Vázquez en Uruguay, pero nadie garantiza resultados y los costos pueden ser altos.

   Lo nuevo en materia parlamentaria son las dudas de Victoria Donda. Ante la caída de la sesión especial prevista para el próximo 8 espera que el tratamiento en Diputados avance "sin chicanas". Según ella "si mandan el proyecto a Presupuesto es porque quieren que esto no salga nunca" Su idea es que la Comisión de inicio sea "Legislación General", controlada por Daniel Lipovetsky (PRO) que se manifestó a favor de la ley. La opción de la Cámara en cambio,  sería  enviarla a Salud, encabezada por Carmen Polledo (PRO) católica y opositora militante.