martes, 22 de mayo de 2018
   
 
16/02/2018
     
Menor Distancia

Previsiblemente los docentes de la provincia de Buenos Aires rechazaron la primera oferta oficial. El dato novedoso es la propuesta inicial de María Eugenia Vidal, mas cercana a un eventual arreglo final. El año pasado se perdieron largos 45 dias debatiendo por menos de 100 pesos. Por ahora no se plantea un acuerdo mas corto cómo sucedió con los municipales de Capital y Obras Sanitarias. Federico Suárez fue hoy la voz de la posición del Gobierno.

 Estaba claro que los distintos sindicatos de maestros (que siguen reivindicando su llamativa unidad al momento de negociar salarios) no iba a aceptar el aumento del 15 % sin cláusula gatillo. Lo diferente, reconocido por Mirta Petrocini, titular de la FEB, es que el Gobierno inició el debate desde un piso mas razonable que el año pasado.  El Ministro de Asuntos Públicos indicó por su parte que la propuesta es para seguir conversando y sólo pidió que las negociaciones continuén incluso después del 5 de marzo con los alumnos en la escuela.

  Uno de los modos utilizado por otros gremios para escapar al corset que el Gobierno intenta establecer mas para los medios que para las negociaciones concretas es firmar por el 15 % pero no por doce meses sino por nueve. En dos o tres casos funcionó y parece bastante razonable. En setiembre se vuelve a hablar según sea la espiral inflacionario de ese momento. La alternativa no fue planteada por el Gobierno en el primer encuentro y los maestros tampoco tienen todavía una respuesta concreta sobre ese punto.

  El pago por única vez de $4500 tampoco está saldado. Suárez, Sánchez Zinny  y Hernán Lacunza lo plantearon para aquellos docentes con presentismo absoluto el año pasado y el argumento de los maestros para rechazarlo es razonable: "Por que sancionar con el no pago a una maestra o maestro que por una simple gripe faltó tres o cuatro dias? Cuál es el griterio? Se premia solo un buen estado de salud? Por allí pasa el reconocimiento a un buen o mal docente?"

  El Gobierno no cierra las puertas en este sentido pero el objetivo es bajar el promedio global de ausencias. Según sus números las inasistencias alcanzan a un 17 % del conjunto de docentes de toda la provincia y pretenden reducir claramente esos porcentajes.

   El año pasado hubo decenas de reuniones y durante mucho tiempo los avances fueron nulos. Esta vez el equipo de María Eugenia Vidal tiene mas recursos y la oferta inicial es un punto de partida mas sólido. Para el 5 de marzo quedan poco mas de dos semanas. Parecería difícil que alumbre un acuerdo, pero también es verdad que hasta aquí el colectivo gremial no ha mencionado la posibilidad de alguna medida de fuerza.  El escenario deseado es habilitar el comienzo de clases y seguir debatiendo para encontrar un punto de acuerdo. Después de ayer no hay nada resuelto pero parecería menos imposible que en años anteriores.