martes, 23 de octubre de 2018
   
 
08/02/2018
     
Intento

El peronismo tratará hoy de dar un primer paso en función de la compleja unidad entre el kirchnerismo y otros sectores del PJ. El rol de Alberto Fernández. Los ausentes. Presencia de Gobernadores. Concurre el PJ de Buenos Aires. Juan Carlos Schmidt entre los referentes gremiales. El debate clave es el futuro rol de Cristina Fernández de Kirchner.

 La convocatoria no es menor. Kirchneristas importantes cómo Agustín Rossi y Jorge Taiana, dos Gobernadores (Alberto Rodriguez Saa y Sergio Uñak),  el PJ de la Provincia de Buenos Aires con su presidente Menéndez y el vice, el triunviro de la CGT Juan Carlos Schimdt,  José Luis Gioja cómo presidente del PJ nacional,  la sciolista Cristina Alvarez Rodriguez, Chino Navarro (randazzista en las pasadas elecciones y referente del Movimiento Evita) Carlos Tomada, ex ministro de Trabajo, Gabriel Katopodis intendente de San Martín  y la casi totalidad de diputados del FPV.  Junto a ellos, Alberto Fernández, Felipe Solá y Daniel Arroyo, los dos últimos diputados por el FR, que cómo tal declinó de participar del encuentro

  El ex jefe de gabinete de Néstor y Cristina Kirchner viene de reunirse con la ex presidente rompiendo una falta de diálogo de casi diez años. Tras la reunión dijo "se trató escencialmente de recuperar la relación humana que tuvimos durante tanto tiempo" y también señaló "esta claro que con Cristina no alcanza pero también que sin ella no se puede"

   Esta concreción de hoy es el resultado de varias instancias previas donde ya habían participado Agustín Rossi, el propio Fernández mas Solá y Arroyo. Las diferencias que tienen con el Ejecutivo son claras y todos sostienen lo mismo: La unidad es el único camino posible para construir alguna alternativa electoral que el año que viene sea competitiva. La cita en dependencias del gremio de Víctor Santamaría es auspiciosa para sus intereses pero habrá que ver hasta donde se puede avanzar. Una disyuntiva parecida se había planteado el año pasado entre CFK y Randazzo, nunca hubo ninguna conciliación de intereses y el ganador terminó siendo Esteban Bullrich. Mas acá en el tiempo ocurrió una cuestión parecida en la provincia de Buenos Aires. Los intendentes y varios sectores convocaron a La Cámpora para que se integrase a las nuevas autoridades en un rol protagónico pero de ninguna manera hegémonico y Máximo Kirchner rechazó  el ofrecimiento.

  La instancia puede ser parecida ahora y saldarla no resultará sencillo. El concepto de Fernández y varios otros es claro: "Con Cristina no alcanza pero sin Cristina no se puede"  Desde todo el peronismo se plantea la integración con el kirchnerismo pero una conducción mucho mas horizontal y no centralizada en la ex presidente. El planteo parece muy similar al de Randazzo el año pasado y en ese momento la historia terminó mal. El momento ahora es otro y puede ser que se modifiquen algunas circunstancias: la preocupación por el presente del macrismo y el Gobierno alienta la voluntad de unidad.

   Lo que viene no es sencillo ni mucho menos. Históricamente el peronismo se construía desde su poder en la provincia de Buenos Aires. Es verdad que CFK obtuvo allí casi un 38 % de los votos en medio de un enorme acoso judicial y fuerte oposición mediática, pero la gobernadora  ahora es María Eugenia Vidal. Que sigue con una imagen alta y con mas recursos que el año pasado.  Modificar el rumbo electoral en ese territorio será el primer desafío enorme de los hoy convocados, y con resultados inciertos. Daniel Arroyo, mencionado cómo un posible candidato para sintetizar los intereses de Massa y el resto del peronismo dijo " Vidal hoy es el Barcelona y cualquier otro aspirante es el Celta de Vigo)" (con disculpas para toda la comunidad gallega de España y Argentina)

  Primer paso. El puntano Alberto Rodriguez Saa, que también se imagina coronar su larga vida política con un desafío presidencial, dijo estar convencido que "para el peronismo hay 2019"  Se verá. Por  ahora la principal motivación son los serios problemas del Gobierno para encarrilar la economía y la caída de expectativas en la sociedad. Siempre se señaló acá que una de las movidas política fundamentales para la victoria de Macri sobre Scioli fue su alianza con Elisa Carrió. La unidad, con altibajos, sigue siendo garantía de gobernabilidad para Cambiemos. El peronismo en cambio muestra todavía demasiada grieta sin saldar.