miércoles, 21 de noviembre de 2018
   
 
18/01/2018
     
Cuidándolo

Dijo hoy Héctor Daer, uno de los triunviros de la CGT, "Es una aberración que Triaca tenga empleados en negro". Mas allá de esta definición los demás integrantes del atomizado mundo gremial han optado por un notorio silencio. Ayuda el dato a que el Ministro conserve su cargo? Malestar en el Gobierno. Por ahora vacaciones anticipadas. Problemas judiciales. Contradicciones familiares.

 Por herencia paterna y construcción propia Jorge Triaca tiene relaciones y vínculos con todo el mundo sindical. No hace distingos en los contactos. Habló siempre con conciliadores y combativos, duros y blandos. En dos años muy complejos donde el Gobierno tiene poco y nada que mostrar en materia de crecimiento de empleo y recomposición salarial se las compuso para no interrumpir el diálogo nunca.  Hasta diciembre pasado no había hecho poco por la Reforma Laboral que pretendía el Ejecutivo y luego fracasó en el Senado por el frenazo de Pichetto. Luego del pacto fiscal con los Gobernadores y los cambios jubilatorios,  no había margen y espacio para una ley consensuado con la conducción de la CGT pero rechazada por moyanistas y bancarios entre otros.

    En el momento personal y político mas difícil de Triaca cómo Ministro está muy claro que no hay hacia él  ninguna hostilidad manifiesta por parte de la dirigencia gremial. Sus problemas públicos comenzaron entre lunes y martes y recién hoy se conoció la primera manifestación crítica por parte de Daer. Puede que aparezca alguna más, pero parece claro que la mayor parte de la conducción sindical optará por un prudente silencio.

    Los problemas legales del Ministro no son menores. Estan los insultos a su empleada que pueden llegar a considerarse cómo una cuestión de índole privada, pero después debe explicar porqué estuvo contratada en negro y porqué fue nombrada en la Intervención del SOMU en San Fernando. El último punto es el mas vulnerable. En contradictorias declaraciones familiares se indicó que había sospechas de hurto sobre la despedida y que padecía "alteraciones mentales". Con ese cuadro igualmente se la contrata cómo interventora de un Sindicato?

    Las vacaciones anticipadas es el camino mas corto que eligió el Gobierno para no tener que pedirle la renuncia y tratar además de protegerlo en un tema muy incómodo para todos. Los costos politicos se pagan y eso nunca es bueno, pero en el Ejecutivo parece claro que no hay muchas alternativas al perfil dialoguista de Triaca para relacionarse con la dirigencia gremial. Asi es el presente del Ministro, cuestionado legalmente pero sabiendo el Gobierno y los Gremios que es uno de los pocos puentes posibles para buscar salidas comunes. La coincidencia puede ser el mejor salvoconducto para evitar su salida.