martes, 12 de diciembre de 2017
   
 
05/12/2017
     
Luces amarillas

Pablo Kosiner dijo esta mañana "Sabemos del acuerdo con los gobernadores, pero nos gustaría poder cambiar el proyecto de reforma previsional. Declaración de riesgo para el oficialismo. Los condicionamientos. Presión mediática. Alternativa posible. Números ajustados. El rol de Carrió.

  Ayer estaba claro el optimismo del Gobierno para poder aprobar el próximo 20 en Diputados la modificación al sistema jubilatorio. Sin embargo, en las últimas 24 horas aparecieron cuatro cuestiones que complican el panorama inmediato:

                                                                      a) Las inoportunas declaraciones de Pablo Tonelli: "Los jubilados van a perder plata pero no poder adquisitivo"

                                                                       b) La cada día mayor presión mediática para discutir el proyecto en comisión en serio y convocando a expertos en el tema previsional. Uno de los temas mas sensibles es el posible incremento de la litigiosidad tal cual lo señalara Daniel Sabsay.

                                                                        c) Las dudas sobre la concurrencia o no de Elisa Carrió a las próximas sesiones. Su presencia no está confirmada por razones de salud y diferencias políticas tal cual señalara esta semana al apuntar contre Daniel Angelici y Enrique Nosiglia. En materia de votos el oficialismo no tiene nada para regalar.

                                                                        d) Los primeros esbozos de resistencia en algunos diputados del bloque PJ a lo acordado por el Gobierno con Gobernadores y Senadores Peronistas. Saben que el margen que tienen es escaso pero buscan variantes.

      
    El interloque de Cambiemos tiene 109 diputados y le faltarían 20 para votar las tres reformas en Diputados. Está dicho acá que no parece un desafío imposible y por eso había confianza en el oficialismo. Los apoyos restantes debían salir de representantes provinciales y algunos peronistas aliados. El panorama no ha cambiado radicalmente. Pero debería prestarse atención a todo lo señalado por Pablo Kosiner. El salteño es un hombre muy allegado a Juan Manuel Urtubey y dijo esta mañana "Esta claro que este proyecto, sin el acuerdo con los Gobernadores, no lo hubiésemos votado de ninguna manera. Ahora hay que ver si se pueden hacer algunas modificaciones y el margen que tenemos para eso. También está claro que podrían haberse buscado otras variantes y no perjudicar a los jubilados"

        No dijo que no van a votar lo que ya viene aprobado del Senado pero es clara su incomodidad. En la hipótesis de que este bloque se sume al FPV y al massimo, el recuento de votos para Massot y Negri puede hacerse cuesta arriba y por eso importan las declaraciones de Kosiner.  La  reforma jubilatoria se aprobó en el Senado en el mas completo silencio y ahora el debate público de diputados los obliga a comportamientos  mucho menos corporativos.

    El deseo final del salteño fue "Ojalá que podamos hacer algunos cambios". Tal vez sea el camino. No para mejorar el proyecto pero si para atravesar el voto de la Cámara.  Si hay modificaciones la norma vuelve a Senadores, que  es  Cámara iniciadora  y podría volver a votar el original haciendo caso omiso de las cambios propuestos en Diputados.